09 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La cifra que avergüenza a la Cumbre del Clima: generará 65.000 toneladas de CO2

El planeta necesita ayuda y para eso se reúnen 50 países en Madrid, encabezados por una menor de edad como icono. Pero lo hacen contaminando, paradójicamente, con estas cifras de escándalo.

La Cumbre del Clima no es especialmente sostenible: la paradoja de celebrar un encuentro a favor del equilibrio medioambiental incidiendo en realidad en su deterioro viene soportada por algunas cifras incuestionables que reflejan la dificultad para predicar y dar trigo a la vez.

Una cifra lo resume todo: el inmenso despliegue de recursos tecnológicos, transportes internacionales, comitivas y espacios refrigerados añadirá al ecosistema que se quiere defender nada menos que 65.000 toneladas de CO2 extra, una inmensidad que, para no dar en exceso el cante, se intentarán compensar sobre el papel con el compromiso de reducirlas luego por parte de quienes las generaron.

Pero ésa es la realidad de un evento que tiene un coste de 50 millones de euros y a una niña, Greta Thunberg, como gran protagonista. Y que encierra más paradojas: el deterioro del ecosistema tiene en la tecnología, el consumo y la producción algunas de sus principales razones; pero no se podría celebrar la Cumbre sin esos pilares típicos de las economías de mercado.

 

las cifras vuelven a atestiguarlo: los 50 jefes de Estado que pasarán por Madrid se desplaza en aviones, un resumen del monumental despliegue de recursos que choca con los lemas de la propia cumbre, y no digamos con los del icono Greta, pero es inevitable para poder desarrollarla.

Así, un total de 4.000 personas forman parte del staff técnico y habrá 2.000 voluntarios al día en Feria de Madrid, donde se celebrará la Cumbre del Clima. Por otro parte, habrá más de 200 personas trabajando de la Administración General del Estado, e Ifema contratará a 300 personas para dar soporte director a la organización de la ONU, con 50 ingenieros en el Centro de Coordinación de red. La superficie total que ocupará la Cumbre será de 113.000 metros cuadrados, con siete pabellones.

En la organización de la Cumbre se han empleado 1.400 horas para el diseño espacial y 1.000 toneladas de material de montaje. Además, se han gastado 35.000 horas en el diseño de tecnología inteligente y se han necesitado 25 kilómetros de cable de red, 10 kilómetros de fibra óptica, 700 ordenadores portátiles, 100 impresoras y 820 puestos de para medios de comunicación, con acceso a la producción audiovisual de la Cumbre, para la que se han acreditado 1.500 periodistas.

Habrá también 1.800 antenas de WiFi, 20.000 conexiones WiFi concurrentes (la capacidad de Ifema es de hasta 64.000), 4.000 direcciones IP públicas para gestionar correctamente la demanda de asignación de direccionamiento de red de acceso a Internet, cuyo acceso tendrá una velocidad de 8 gigabites.

Enorme despliegue

De la seguridad de los 25.000 asistentes de la Cumbre se encargarán miembros de la ONU, además de agentes de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Municipal, así como 450 vigilantes privados dentro del recinto. Habrá un vallado de seguridad de tres kilómetros, según requisitos de Naciones Unidad.

Nunca, en fin, ha sido tan necesario movilizar transportes, materiales de construcción y energía de todo tipo como en una cita consagrada, sobre el papel, a aminorar la dependencia de la humanidad de todas esas herramientas.

Comenta esta noticia
Update CMP