17 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Juana Rivas, el juguete roto condenado a cárcel que ahora pierde la custodia

Juana Rivas, en enero de 2017, junto a Vanessa Skewees, otra denunciante de malos tratos desmontados por un tribunal

Juana Rivas, en enero de 2017, junto a Vanessa Skewees, otra denunciante de malos tratos desmontados por un tribunal

Tras su condena por sustracción de menores, que destapó las farsas de su caso, otro tribunal le retira la custodia de sus hijos y recomienda que se trate psicológicamente.

Juana Rivas, la granadina que copó titulares hace dos veranos y fue presentada como una madre coraje por no pocos partidos, movimientos feministas y medios de comunicación, se ha topado de bruces con la realidad: condenada a cinco años de prisión por sustracción de menores, a los que mantuvo en paradero desaparecido mientras acusaba de maltrato al padre de ambos, ahora acaba de sufrir otro varapalo judicial al perder la custodia de sus propios hijos.

Son dos derrotas para un juguete roto que ha terminado asumiendo el coste judicial de una campaña que, en realidad, la arrastró y utilizó quizá para lanzar un mensaje necesario contra el maltrato y a favor de la igualdad pero incompatible con los hechos reales de este caso concreto. Ni siquiera con la condena emitida, el mismísimo presidente del Gobierno se resistió a mostrar públicamente su incomodidad por el fallo:

"Evidentemente que uno se siente más cómodo con unas sentencias que con otras y lo voy a dejar ahí porque soy el presidente del Gobierno", llegó a decir Pedro Sánchez el pasado mes de julio. Frente a eso, la propia psicóloga del caso en Italia ha pedido y logrado que la madre coraje se someta a tratamiento una vez por semana.

 

 

Y es que todo ha cambiado. Un  Tribunal de Cagliari ha concedido al padre, Francesco Arcuri, concedido la custodia de los dos hijos que tiene en común con Rivas, la cual ha anunciado que recurrirá para intentar que los niños puedan vivir con ella en España, como es su deseo.

La abogada de Rivas en Italia, María Eugenia Álvarez, ha señalado a Europa Press que, aunque la sentencia no ha resultado como esperaban, "no se ha retirado la patria potestad" a la madre y se le permite llevarse a los niños a España en determinados periodos, "como verano y Navidad".

"Que se los dejen llevar a España es un logro, a diferencia de lo que han hecho los jueces españoles", ha agregado la letrada, en alusión al proceso penal en el que ha sido condenada por sustracción de menores a cinco años de prisión y seis sin la patria potestad de los niños.

En tratamiento

La defensa de Arcuri ha señalado por su parte, en declaraciones a Europa Press, que su cliente se encuentra "satisfecho" con la resolución, aunque siente "algún recelo" respecto a los desplazamientos que los menores puedan hacer a España, si bien reconoce que son "muy restrictivos a la hora de poder plantearlos".

El equipo jurídico de Arcuri, que en España está representado por el letrado Enrique Zambrano, ha hecho hincapié también en las medidas respecto a la madre, después de que la psicóloga del caso haya reclamado que sea "sometida a tratamiento al menos una vez en semana y monitorizada desde Italia al menos cada dos meses".

Comenta esta noticia
Update CMP