18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Banco de España pega otro palo a Sánchez metiendo miedo con las pensiones

El organismo deja por los suelos la planificación del Ejecutivo socialista, dudando tanto de la viabilidad económica como de los costes colaterales que tendría una subida.

El Banco de España sigue dando malas noticias a Pedro Sánchez y su errática política económica. En este caso es la planificación de las pensiones, convertidas en gancho electoral con el anuncio de que subirán el IPC por decreto, la que ha quedado literalmente por los suelos, por lo que poco podrá presumir en la próxima campaña electoral.

En concreto, ha sido el director general de Economía y Estadística del organismo, Óscar Arce, quien ha clamado  por "reformas de calado" para garantizar la viabilidad social y financiera del sistema público de pensiones y ha advertido de que, "previsiblemente", se requerirán "ajustes" tanto por el lado de los ingresos como de los gastos.

 

En un seminario convocado por BBVA, Arce ha recordado que el sistema de pensiones se enfrenta a corto y largo plazo por su situación deficitaria y la "presión al alza" sobre el gasto en pensiones que ejercerá en las próximas décadas el aumento de la tasa de dependencia, la mayor esperanza de vida y la jubilación de los baby boomers.

Las reformas sobre el sistema llevadas a cabo en 2011 y 2013 representaron, a su juicio, un "avance sustancial" para garantizar la sostenibilidad financiera del sistema. No obstante, al haberse suspendido la aplicación de los principales elementos de la reforma de 2013 (el factor de sostenibilidad y el Índice de Revalorización de las Pensiones), Arce ve cuestionada la viabilidad financiera del sistema a medio y largo plazo y cree necesario lograr acuerdos "amplios" para garantizar su viabilidad social.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España ha explicado que el déficit de la Seguridad Social en los últimos años se debe fundamentalmente a un aumento "muy significativo" del gasto en pensiones contributivas, desde el 7,4% del PIB en 2007 al 10,6% en 2018.

 

Advierte, en consecuencia, de que el componente demográfico seguirá presionando al alza el gasto en las próximas décadas, pues la población mayor de 65 años como porcentaje de la población en edad de trabajar aumentará desde el 30% actual hasta una horquilla aproximada del 50-70% en 2050.

"Manteniendo el resto de factores constantes, la evolución demográfica implicaría un aumento del gasto en pensiones de entre 5 y 7,2 puntos del PIB en 2035 y de entre 7,6 y 13,6 puntos del PIB en 2050", ha subrayado.

Las pensiones y el IPC, una temeridad

La suspensión de la fórmula de revalorización de las pensiones introducida en la reforma de 2013 (que limita el alza de las mismas a un 0,25% en situaciones de déficit del sistema como el actual) ha implicado una subida de las pensiones mínimas y no contributivas del 3% en 2018 y 2019, mientras que el resto de las pensiones contributivas se revalorizaron un 1,7% el año pasado y un 1,6% en el ejercicio actual, conforme al IPC previsto.

En ausencia de medidas adicionales, el Banco de España estima que vincular nuevamente las pensiones al IPC aumentará el gasto en, aproximadamente, dos puntos del PIB en 2030 y en más de tres puntos del PIB en 2050.

 

Comenta esta noticia
Update CMP