Camps reivindica su gestión ante una treintena de exdiputados y una sorpresa

El ex presidente Francisco Camps celebra la reunión anual con una buena parte de sus incondicionales, el mismo día que se sabe que Fuset (Compromís) irá al banquillo de acusados.

El ex conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, tuvo protagonismo cultural en la comida
celebrada en el Casino de Agricultura que reunió a una treintena de ex diputados del Partido Popular en la etapa de Francisco Camps. La intervención del castellonense, profesor de patología forense  y desde hace algún tiempo jubilado y dedicado a la literatura, sirvió para invitar a los asistentes a la presentación de su poemario, que en tres volúmenes, será presentado en marzo en Valencia. Font de Mora ha sido reciente finalista en los premios José Zorrila, en Valladolid, y Leonor Izquierdo, en Soria con la obra titulada 'Baile de máscaras'; y que permite al lector diversas interpretaciones  de lo acontecido en los últimos años.

Más directas y políticas fueron las intervenciones de los ex diputados autonómicos Andrés
Ballester y Salvador Cortés o del ex presidente del PP Pedro Agramunt. Sus parlamentos, en síntesis, sirvieron para reivindicar la gestión del Partido Popular en la Generalitat y, más específicamente, la etapa de Francisco Camps. Una gestión que los oradores compararon con la que desarrolló PSOE, Compromís, en el Botànic I, y tras las últimas elecciones de abril, con Podemos también en el Consell.

 

En el mismo día en que se conocía que el concejal de Compromís de Cultura Festiva de Valencia, Pere Fuset, sesentará en el banquillo de los acusados por la muerte de un trabajador en Viveros, la comida de"homenaje"  a Camps sirvió de ejercicio de recuerdo de la mejor etapa del PP y, en parte, de terapia. Los 'campista' sostienen que la justicia está desmontando buena parte de los casos de corrupción que afectaron a cargos de la administración. Una hipoteca reputacional que tuvo dos partes: la real y sustanciada en los tribunales y la ficticia o exagerada, que finalmente contaron con el carpetazo de los jueces o en muchos casos, no llegaron ni a ser investigados por los tribunales.

El director de Las Provincias, Julián Quirós, diseccionaba el pasado domingo en su artículo un buen número denuncias promovidas por Mónica Oltra o Ximo Puig desde la oposición y cuyos acusados han quedado absueltos. El caso más actual y llamativo es el de la directora de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, Marisa Gracia. Fue denunciada por el  accidente del Metro de 2006, el más tragico que ha vivido España, y también por supuestas irregularidades en contrataciones. Varias de las denuncias las presentó la consellera socialista María José Salvador, tras la victoria del Botànic. Los tribunales han absuelto de todos los casos a la funcionaria Marisa Gracia.

El director de Las Provincias, Julián Quirós, diseccionaba el pasado domingo en su artículo un buen
número denuncias promovidas por Mónica Oltra o Ximo Puig desde la oposición y cuyos acusados han quedado absueltos. El caso más actual y llamativo es el de la directora de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, Marisa Gracia. Fue denunciada por el  accidente del Metro de 2006, el más trágico que ha vivido España, y de paso también por supuestas irregularidades en contrataciones. Varias de las denuncias las presentó la consellera socialista María José Salvador, tras la victoria del Botànic. Los tribunales han absuelto de todos los cargos a la funcionaria Marisa Gracia.

Sonia Castedo, imputados de Compromís y Ábalos

Exégesis de lo que está aconteciendo en la política nacional, autonómica y partidaria, las hubo con diferente grado de acritud. No faltaron equiparaciones sobre el grado de apoyo que los partidos de izquierda ofrecen a sus dirigentes en apuros (salieron a colación los imputados Pere Fuset y Joan Baldoví y el ministro José Luis Ábalos y Venezuela) con la que dispensó el PP a los suyos. Comentarios sobre la última encuesta del CIS o sobre los liderazgos en el PPCV también lo hubo, según alguno de los presentes que insistió que la comida estaba fijada hace meses por la ex alcaldesa de Carcaixent Lola Botella y, por lo tanto, la coincidencia con la de Bonig y la dirección del PPCV fue una "simpática" coincidencia.

La comida de los veteranos populares contó con la asistencia de Sonia Castedo, que tuvo que dejar la alcaldía de Alicante en diciembre de 2014 al estar implicada en varios casos de corrupción urbanística en la ciudad. La presencia de Castedo, pendiente de juicio, incomodó al menos a algunos diputado. En el último momento se bajaron de la cita anual Rafael Maluenda, Fernando Giner y María José García Herrero que en esta edición coexistió con la Interparlamentaria del PPCV, con Cayetana Álvarez de Toledo de protagonista.

 

Comenta esta noticia