17 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ábalos la lía dos veces, pone de uñas al PNV y mete en un aprieto a Sánchez

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, conversa con el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, conversa con el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

El ministro se ha enredado con dos inversiones claves para el Gobierno Vasco y ha enfadado y mucho a los de Urkullu justo cuando La Moncloa corteja su voto para los PGE.

Al precario gobierno de Pedro Sánchez parece atacarle el mal de la manta corta. Y cuando la estira para taparse la cabeza, deja los pies a la intemperie. Y viceversa. Y mientras Pedro Sánchez pone todos sus recursos y empeño para tratar de convencer al independentismo catalán que prolongue su mandato hasta 2020 aprobando sus presupuestos generales, el frente vasco ha quedado desatendido.

Y, cabe recordar, que fueron los votos de los cinco diputados del PNV los que a la postre fueron definitivos para desalojar de La Moncloa a Mariano Rajoy y aupar a la Presidencia al líder del PSOE. Todo a cambio de una partida millonaria de inversiones para el País Vasco.

Sin embargo, el artífice de aquellas negociaciones como portavoz parlamentario socialista entonces y del citado cheque multimillonario, ahora como ministro de Fomento, se ha enredado con dos polémicas que han puesto de uñas al ejecutivo del lendakari Urkullu y al partido de Andoni Ortuzar y Aitor Esteban.

Ábalos desembarcó este pasado sábado para respaldar a los candidatos del PSOE para los comicios de mayo y anunció un soterramiento ferroviario en un barrio de Bilbao ante los suyos. Con un pequeño olvido, que no informó de ello al alcalde penuvista de la capital, Juan María Aburto, que no tardó ni minutos en mostrar su estupor y su indignación por tamaño desaire institucional.

Ábalos, que también este miércoles visita el País Vasco, se ha visto obligado a telefonear al regidor para pedirle disculpas y citarle en el Ministerio en los próximos días.

Y mientras esta polémica amaina, Ábalos ha provocado un segundo incendio al enviar al delegado del Gobierno a anunciar que la planeada llegada de la Alta Velocidad a Euskadi en 2023, prometida por Sánchez a Urlullu, no será tal.

Y el Gobierno Vasco ha explotado arremetiendo contra la falta de rigor del ejecutivo socialista y del titular de Fomento. "O no hay partida suficiente o no hay diligencia. Esto empieza a preocupar", ha advertido la consejera del ramo, Arantza Tapia. Y todo cuando Sánchez trata de cortejar, de nuevo, los cinco votos de los diputados peneuvistas.

Tanto es así, que Ábalos se vio este miércoles obligado a rectificar y garantizar que el AVE vasco sí verá la luz en 2023.

Comenta esta noticia
Update CMP