29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El juez de Bruselas borra la sonrisa a Puigdemont y le cierra la Eurocámara

Puigdemont, la última puerta que se le cierra.

Puigdemont, la última puerta que se le cierra.

El fugado en Waterloo y su abogado Gonzalo Boye se las prometían muy felices con su última artimaña. Pero este martes, ni él ni Toni Comin se sentarán en su escaño de eurodiputados.

Iniciativa a la desesperada in extremis, respuesta urgente. Al Tribunal General de la UE se ha jugado Carles Puigdemont su último boleto para ser este martes eurodiputado, y de ese mismo tribunal se llevado el mazazo. Un jarro de agua fría en toda regla.

El magistrado europeo ha desestimado la petición de Puigdemont y el exconsejero Toni Comín de acordar medidas provisionales para que se les reconozca como eurodiputados y puedan tomar posesión de su escaño en la Eurocámara este martes, ha informado la Corte europea.

La petición había sido presentada ante el Tribunal General y, por lo tanto, la decisión de éste puede recurrirse ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Antes de este nuevo varapalo en la misma Europa, la defensa del expresidente de la Generalitat ha pedido que su caso se añada a la petición del exvicepresidente Oriol Junqueras, para que el Tribunal Supremo presente una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y determine el momento en el que un diputado electo en el Parlamento Europeo está protegido por la inmunidad parlamentaria.

 

Comenta esta noticia