22 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La vergüenza del PSOE: Sánchez y 18 de sus diputados votaron el pensionazo de ZP

Pedro Sánchez, en su última asamblea sobre pensiones, este pasado jueves en Bilbao.

Pedro Sánchez, en su última asamblea sobre pensiones, este pasado jueves en Bilbao.

Los socialistas se presentan ahora como los máximos defensores de las pensiones cuando son los artífices de la única congelación que han sufrido en toda la democracia.

Por tierra, mar y aire. Pedro Sánchez cree haber encontrado el caballo de batalla para erosionar definitivamente al Gobierno. Las pensiones. Al calor de la ola de movilizaciones de decenas de miles de jubilados por la pérdida de poder adquisitivo, el PSOE va a registrar este martes en el Congreso una proposición de ley para vincular la subida de las pensiones al incremento del IPC. Como antaño.

Es el colofón a una estrategia que el líder socialista ha impulsado desde el inicio del nuevo periodo de sesiones y que moviliza ya a todo el partido. Todo asumible salvo por un pequeño detalle: Sánchez votó en 2010 en el Congreso la única congelación de las pensiones de la historia de España. Fue el conocido como pensionazo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Entonces el secretario general de los socialistas era diputado, había entrado en el Congreso en 2009 sustituyendo a Pedro Solbes, que dio la espantada por sus discrepancias con Zapatero. Pero hay más. De los 85 parlamentarios que forman la actual bancada del PSOE, 18 estaban aquel mayo de 2010 y votaron a favor de congelar las pensiones. 

Ahora Sánchez tiene una idea muy distinta pero se va a ahorrar el mal trago ya que ahora no es diputado.

En el listado de diputados del PSOE que avalaron el pensionazo hay relevantes colaboradores de Sánchez. A la cabeza, su secretario de Organización, José Luis Ábalos. Y el actual secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas.

También el exnúmero dos del partido, César Luena, y Meritxell Batet, miembro destacado de la Ejecutiva.

Todos ellos ocupaban escaño en aquella IX Legislatura que comenzó en 2008 y concluyó en 2011. Asimismo estaban el hombre fuerte de Susana Díaz en el Congreso, Miguel Ángel Heredia; el exportavoz, Antonio Hernando; la exsecretaria de Estado de Cooperación y también antigua portavoz, Soraya Rodríguez; y el asesor áulico de Zapatero, José Andrés Torres Mora.

El resto de los que están ahora llamados a protagonizar un auténtico papelón: Herick Campos, Cipriá Ciscar, Salvador de la Encina, José Juan Lasarte, María Guadalupe Martín, Pedro Muñoz, María Soledad Pérez, Margarita Pérez, Joan Ruiz, y Luis Carlos Sahuqillo

Zapatero, en la tribuna del Congreso anunciando la primera congelación de las pensiones de la historia de España. Fue el 12 de mayo de 2010.

 

El líder socialista sigue de gira por las agrupaciones en asambleas abiertas y monográficas sobre este asunto, la última el pasado jueves en Bilbao. Su vicesecretaria general, Adriana Lastra, presentó la iniciativa solemnemente el viernes en Ferraz y, este mismo lunes, fue su responsable económico, Manuel Escudero, el que dio los detalles tras la reunión habitual de la Ejecutiva Federal. Este martes la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, llevará la propuesta al registro de la Cámara Baja.

 Algunos economistas han cifrado el coste del cheque que supone la propuesta de Sánchez: 1.600 millones de euros al año.

Según fuentes socialistas consultadas por ESdiario, la de las pensiones va a ser una cuestión "permanente y estratégica" de los de Sánchez en los próximos meses. Y para ello se han lanzado ya a seducir al partido de moda, Ciudadanos. Y es que Ferraz sabe que es en el colectivo de los mayores de edad donde el PP tiene su principal caladero de votos.

Sánchez quiere arrebatar esta bandera a Podemos aprovechando también las sinergias con los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, que conservan aún entre los pensionistas una notable capacidad de movilización.

El líder socialista y el PSOE parecen haber olvidado lo que hizo José Luis Rodríguez Zapatero en el brutal tijeretazo presupuestario que solemnizó en el Congreso el 12 de mayo de 2010. Alemania apremiaba y el fantasma del rescate europeo planeaba sobre La Moncloa.

Pero 18 diputados, desde dentro, y el propio Sánchez, desde Ferraz -no es parlamentario en esta legislatura-, van a tener que entonar aquello de Donde dije digo, digo Diego.  

Comenta esta noticia
Update CMP