15 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vértigo en el PSOE con la lista de ministros y la agenda oculta de Pedro Sánchez

El líder del PSOE ha conseguido llegar a La Moncloa a cualquier precio, ya se sabrá el precio. Por lo pronto tiene un gobierno que formar y un legado que demoler, el del PP.

"Una cosa es ganar la moción y otra gobernar". El PSOE pasa de pantalla y asume ya que su cuestionado secretario general está a horas de convertirse en presidente del Gobierno. Varios barones, según reconocen a ESdiario fuentes socialistas, habían asumido el riesgo de la iniciativa de Sánchez convencidos de que el PNV acabaría dando finalmente su apoyo a Rajoy. Por eso, en un importante sector de los socialistas se ha desatado el vértigo ante los próximos pasos del próximo inquilino del Palacio de La Moncloa.

Si no hay sorpresas -que nadie espera en Ferraz- al mediodía de este viernes, el marcador del hemiciclo certificará la derrota de Rajoy y su relevo por Sánchez. El líder del PSOE jurará su cargo ante el Rey y anunciará su nuevo gobierno.

Y aquí empieza el primer vértigo interno entre muchos socialistas. Dado que Sánchez está frontalmente enfrentado con Felipe González y con Alfredo Pérez Rubalcaba, los barones temen que su secretario general no tire de la vieja guardia, de socialistas con experiencia en anteriores gobiernos del PSOE.  

Eso sí, los barones esperan que Sánchez se ponga al menos en manos de José Enrique Serrano y le haga su jefe de gabinete. Lo fue con Felipe y también con Zapatero. "Calienta que entras", bromeaba este jueves un diputado veterano con Serrano.

Además, fuentes del PDeCAT han revelado que Sánchez se ha comprometido a consultarles "un par de nombres" para su nuevo gabinete.

Sánchez se ha limitado en su discurso de este jueves a anunciar un gobierno "socialista y paritario". Si recurre a sus más estrechos colaboradores, de una u otra manera, Manuel Escudero, su gurú económico va a apuntalar el área económica del nuevo gabinete. Fuera o dentro del Consejo de Ministros. Para muchos diputados consultados por este diario, el nuevo ejecutivo es una incógnita.

Pero fuentes gubernamentales recalcaban en los pasillos de la Cámara la importancia de que al menos los titulares de Economía y Exteriores tengan reconocido prestigio internacional y mucho peso político. En juego está la negociación del Brexit y la guerra comercial arancelaria entre la UE y Estados Unidos. "Palabras mayores", decía un miembro del gobierno de Rajoy en conversación informal con los periodistas.

 

Pedro Sánchez y su equipo llegando al debate de la moción de censura en el Congreso.

 

Muchos recelos provoca en el PP, pero también en un sector del propio PSOE, la anunciada demolición de las reformas realizadas por Rajoy y su Ejecutivo. Y se temen que muchas de las iniciativas socialistas que han sido vetadas por el Gobierno cada martes, regresen al Congreso los jueves con rango de proyectos de ley.

La derogación de la reforma laboral, la llamada Ley Mordaza, la eliminación de la prisión permanente revisable, el fin de la intervención de las finanzas catalanas, el acercamiento de los presos de ETA, la toma de control de RTVE, el impuesto a la banca que defendió Sánchez en su día o la renta básica que exige Podemos están en la agenda de reivindicaciones de Iglesias, del PNV, ERC, PDeCAT o Bildu, cuyos votos van a ser imprescindibles para los meses que Sánchez quiere permanecer en la Moncloa antes de convocar elecciones.

La bolsa ha descontado este jueves el triunfo de Sánchez con un nuevo desplome. Y los inversores -recordaba un veterano parlamentario socialista- van a mirar con lupa los primeros pasos del nuevo presidente para tomar las correspondientes decisiones.

La moción de censura fue avalada unánimemente por el Comité Federal -controlado por Sánchez tras el 39 Congreso- pero una alianza "táctica y duradera" con los populistas e independentistas pone los pelos de punta a un sector del partido, el que gobierna en las autonomías, que tiene además cita con las urnas el próximo mayo.

"Si se deja aconsejar podremos como mucho salvar los muebles, si sigue a su aire nos jugamos la supervivencia como partido", asumía un diputado andaluz a este diario.

Comenta esta noticia
Update CMP