10 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez estruja a Iglesias: si no cede ya, convocará Elecciones en noviembre

El líder del PSOE no da un paso atrás: o Podemos acepta el Gobierno de "cooperación" o convocará Elecciones para noviembre con la misión de aplastar a Iglesias.

El martes es el día: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se vuelven a ver en el Congreso en una cita definitiva para conocer el calendario y saber si alguno de los dos se echa a la cuenta en esa carrera política que libran conduciendo ambos el uno contra el otro.

Sánchez no tiene pensado apartarse y el PSOE se encarga de pregonarlo: si Iglesias no acepta la propuesta ya conocida, el famoso Gobierno de cooperación con ministros, todo lo más, del agrado de Podemos; acudirá de nuevo a las urnas. Allá por noviembre, una vez sorteado el puente de los difuntos.

Falta por saber si Iglesias aguantará el pulso, aunque ya da señales de debilidad que el CIS ha agravado: otras Elecciones, dicen los sondeos, dejarán las existencias de votos de Podemos como las reservas de pescaíto frito en un chiringuito de costa en agosto. Esquilmadas.

 

El encuentro, con aroma a último intento de ambos, será a las 12 horas, un momento elegido estratégicamente por Sánchez para tener cinco horas hasta la siguiente reunión, esta vez con el presidente del PP, Pablo Casado, dispuesto a desbloquear la investidura a cambio de que el PSOE acepte varios pactos de Estado, con el de Navarra al frente. para impedir que Bildu tenga la sartén por el mango.

Sánchez no tiene intención de ceder ni Plan B para Iglesias: o acepta o a las urnas

Fuentes de ambos partidos aseguran a ESdiario que no esperan gran cosa de ese encuentro entre el presidente en funciones y el jefe de la Oposición, aunque en el PP se considera que reforzará a su presidente: "Él no está bloqueando nada, pone condiciones buenas para España y es Sánchez el que debe decidir si las acepta o no", aseguran.

Pacto estable y duradero

La cita con Iglesias viene rodeada de un cierto hastío en la sociedad, que quiere irse probablemente de vacaciones sabiendo si, a la vuelta, en España habrá estabilidad o se celebrarán las cuartas Elecciones Generales en cuatro años. Un récord mundial de dudosa reputación.

Sánchez lo sabe, pero sabe también que si ahora no cierra un pacto estable y duradero, tendrán que convocar a los españoles a las urnas dentro de un año. Y ya puestos, prefiere que sea ahora. Es su Plan B, pero se convertirá en el A si Iglesias permanece en su posición: o un Gobierno en coalición... o a votar de nuevo. Pocos se creen ya que aguante con ese discurso hasta el final.

Comenta esta noticia