23 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Maillo pone orden en el caos de afiliados del PP y empieza por las cuotas

El primer paso de Martínez Maillo para depurar el censo será poner una cuota mínima.

El primer paso de Martínez Maillo para depurar el censo será poner una cuota mínima.

En la cifra oficial de 860.000 hay decenas de miles que han fallecido o llevan años sin pagar. La dirección nacional comenzará por fijar una cuota mínima tras las muchas quejas recibidas.

Los congresos regionales del Partido Popular han puesto de manifiesto algo que, por otra parte, la dirección nacional ya intuía: el auténtico caos de afiliados, con decenas de miles fallecidos o que llevan años sin pagar una sola cuota, como contó ESdiario en diciembre.

Tal es así que a día de hoy es imposible saber cuántos de los 860.000 que figuran oficialmente son reales. Ante esta situación, el coordinador general, Fernando Martínez Maillo, se ha propuesto depurar el censo una vez termine esta etapa congresual.

Y lo primero que quiere hacer es poner orden en las cuotas que pagan los afiliados para que uno del PP de Madrid -que a día de hoy tiene una de las más altas- no pague mucho más que otro del PP de Andalucía. ¿Cómo? Poniendo un mínimo.

Hasta ahora ha correspondido a las organizaciones territoriales decidir cuánto pagan sus afiliados; de ahí las enormes diferencias

Hasta ahora cada organización territorial decide cuánto han de pagar sus afiliados al año, si 30 euros o 100 -por poner dos ejemplos-, de ahí las disparidades. Por no hablar de lo enormes problemas y hasta enfrentamientos que ha acarreado en todos los territorios la condición sine qua non de ponerse al día con las cuotas e inscribirse para poder votar en los procesos electorales internos. Incluidas acusaciones de tongo, como en Asturias.

"No queremos ni pasarnos ni quedarnos cortos. En el centro está la virtud", señaló Martínez Maillo. Que sigue así las sugerencias de algunos presidentes regionales que, como Cristina Cifuentes, consideran indispensable trabajar con cifras reales. Suele decir la lideresa madrileña que ella lo prefiere incluso aunque el PP de Madrid caiga posiciones en el escalafón de organizaciones territoriales más numerosas.

Decenas de miles de afiliados han fallecido

La cuota mínima será el primer paso de un plan más ambicioso, el de deshinchar el censo hasta conseguir que se ajuste lo más posible a la realidad. Algo que ya se propuso el PP en el pasado con Jorge Moragas y su Proyecto Lanza, ahora desaprovechado.

Otro de los puntos más problemáticos es de los afiliados que han fallecido pero que siguen figurando en los listados. ¿Por qué? Porque sólo la dirección nacional puede dar de baja a un militante, previa petición de la organización territorial afectada.

Sucede que esta última tiene que aportar el certificado de defunción o algún otro documento que acredite el deceso. En no pocas ocasiones el documento enviado ha sido una esquela, cuentan fuentes de la dirección nacional.      

En Génova 13 consideran que la depuración del censo es indispensable ahora que el PP ha asumido la máxima un afiliado, un voto a través del sistema de doble vuelta.

Un sistema que según Martínez Maillo está "funcionando bien", a pesar de lo sucedido en el PP de Cantabria: allí en la primera vuelta los afiliados apoyaron a Ignacio Diego y, en la segunda, los compromisarios del Congreso regional votaron distinto y dieron la victoria definitiva a María José Sáenz de Buruaga por sólo cuatro votos de diferencia.

Comenta esta noticia
Update CMP