21 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Hansa Urbana considera que es buen momento para invertir

Los expertos de esta inmobiliaria con fuerte presencia en Alicante opinan que estamos en un año de consolidación y por lo tanto ideal para operar. El ritmo de compraventa es estable.

El sector inmobiliario ha vivido una crisis estrepitosa estos últimos años. No solo las pequeñas inmobiliarias se vieron afectadas, sino, también, los promotores de todo tipo y todos los tamaños. Solo algunos, aquellos que apostaron por la calidad y que llevaron a cabo sus promociones inmobiliarias de una forma estratégica, pudieron superar esta crisis que casi arrasa con todo un sector en España. Esa ha sido la estrategia de Hansa Urbana, una promotora inmobiliaria alicantina con mucho recorrido. Se trata de una de las empresas del sector que ha sabido superar la recesión inmobiliaria adaptándose a la situación atomizando sus inversiones y diversificando sus riesgos.

Hansa Urbana es una de esas empresas con más historia del sector. Nacida en 1995 de la unión de la sociedad Gestión Urbanística del Mediterráneo, S.A, propiedad de la caja de Ahorros del Mediterráneo, con Finacom, propiedad de la familia Galea. Una fusión que dio paso a la hoy conocida como Hansa Urbana S.A. El primer gran proyecto de esta promotora inmobiliaria fue el desarrollo del PAU-4, conocido como Alicante Golf.

Una obra de largo recorrido

Alicante Golf es, sin lugar a dudas, una de las obras más ambiciosas de Alicante de los últimos años. Ocupa una extensión de más de 2,5 millones de metros cuadrados y en ella se proyectó y ejecutó un campo de golf de 18 hoyos diseñado por Severiano Ballesteros, un hotel, una zona comercial y más de 5.000 viviendas. El éxito de este proyecto facultó a Hansa Urbana a diseñar la estrategia de una gran expansión a nivel nacional, convirtiéndola en uno de los referentes del sector inmobiliario español. 

Durante esos años de expansión la empresa urbanizó cerca de cinco millones de metros cuadrados, promovió 4.700 unidades residenciales, se desarrollaron más de 300.000 metros cuadrados de superficie edificada terciaria y más de 765.000 metros cuadrados de superficie patrimonial. Esta expansión le permitió a la empresa abrir delegaciones por todo España, desde Palma de Mallorca a Madrid, pasando por Barcelona o Sevilla. Y se generaron alianzas con otras empresas del sector tanto a nivel nacional como internacional.

El éxito de Hansa como promotora inmobiliaria se basó en la creación de suelo urbano, en la promoción de proyectos residenciales, deportivos y ocio, centros comerciales y en la gestión de edificios terciarios de oficinas y sedes como la que se diseñó y construyó por encargo de BMW en su actual sede en Madrid.

Después de unos años de mucho éxito la promotora tuvo que vivir, igual que el resto del sector, una crisis económica importante. La crisis tuvo consecuencias directas para el sector de la construcción, pero Hansa supo adaptarse a esta nueva situación atomizando sus inversiones y diversificando riesgos. Ahora, apuesta por inversiones mucho más selectas, apostando por el diseño y la calidad constructiva en los mejores enclaves posibles.   

Comenta esta noticia
Update CMP