14 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lexus LC 500 Cabrio, puro sibaritismo

La japonesa presenta su modelo más exclusivo, un descapotable a la antigua usanza con capota de lona y un motor V8 atmosférico de 5 litros y 477CV que tendrá una variante aún más espececial.

Lexus, la marca de lujo de Toyota, vende el 100% de sus modelos híbridos, pero con el LC 500 Cabrio va a hacer una excepción, ya que quiere conseguir que sus clientes sientan una “experiencia sensorial completa”, y el motor V8 va a tener un protagonismo absoluto, puesto que su sonido forma parte inherente de ello. Este bloque atmosférico de gran cilindrada emite una profunda melodía que resulta lo más estimulante para la ir al volante de un descapotable.

Los especialistas que trabajaron en el bloque V10 del Lexus LFA identificaron las distintas cualidades que se combinan para dar lugar al “ambiente” sónico ideal, una ecuación que la marca denomina la “armonía de los opuestos”. En el caso del LC 500 Cabrio, había que buscar un equilibrio entre el sonido del motor y el silencio a bordo, y destacar en ambos campos. En este V8, el sonido evoluciona a medida que las revoluciones suben hasta las 7.000 RPM.

Los ingenieros de Lexus se han valido de tecnologías acústicas para conseguir un sonido estereofónico con armonía espectral, es decir, en intervalos que resultan agradables al oído. También se emplea un control activo de ruido que “limpia” las frecuencias que se experimentan en el interior. A través del conjunto de altavoces se emiten unos “sonidos antivibraciones” que contrarrestan las bajas frecuencias potencialmente desagradables del motor y la transmisión.

Lexus también ha tenido en cuenta cómo la aerodinámica puede mantener la cabina tranquila y cómoda circulando incluso a velocidades por encima de lo legal. Después de investigar cómo el aire fluía sobre esta carrocería con el techo oculto, los ingenieros crearon una línea de cintura a lo largo del costado que se levanta en el borde trasero de las puertas para encontrarse con la tapa del maletero. Este detalle hace que el flujo de aire sea más suave y, por ende, menos molesto.

También hay un deflector de aire transparente tras los asientos traseros que elimina el flujo de aire no deseado y mantiene las cosas lo suficientemente silenciosas en el habitáculo cuando se conduce a velocidades de hasta 60 km/h. Puede ser una pequeña característica, pero reduce el aire que llega alrededor de las caras de los ocupantes en, aproximadamente, un 20 %. Para un viaje más cómodo y ligero, hay una pantalla opcional que minimiza el flujo en un 67 % a 100 km/h.

A pesar de que el Lexus LC Cabrio tenga una capota de lona, el habitáculo es igual de silencioso que en el LC de techo rígido. Se crearon simulaciones acústicas para averiguar la entrada de los ruidos dominantes y así poder calcular la cantidad y ubicación del material aislante y absorbente necesario. El motor del Cabrio es el mismo que el del LC 500 coupé aunque sin hibridación. Se combina con una caja automática DirectShift-10, con sistema predictivo en curva, de diez relaciones. También va acompañado de una suspensión variable adaptativa.

Un sólo acabado está disponible en el Lexus LC 500 Cabrio, denominado Luxury, y cuyo precio de partida son 155.000 euros. En su lanzamiento viene acompañado de una versión especial bautizada como Regatta Edition, que tendrá una tirada limitada y de la que sólo llegarán 20 unidades a Europa. El precio sube a 165.000 euros. Hay 11 colores para la carrocería, 12 si contamos el exclusivo azul disponible en la variante Regatta.

Comenta esta noticia