18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

López, alarmado por la escisión del PSOE, comunica a los suyos su nuevo plan

Patxi López, rodeado de militantes del PSOE en un acto de las primarias.

Patxi López, rodeado de militantes del PSOE en un acto de las primarias.

El exlendakari no sólo no piensa tirar la toalla si no que ha trasladado a su equipo sus planes para evitar la escisión en el PSOE. Se trata, dice, de "recoger a los heridos" el 22-M.

Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López ya son, desde este viernes, candidatos oficiales a la Secretaría General del PSOE. Tras las verificaciones efectuadas por la Gestora, con el cotejo del censo y el cruce de los datos para evitar duplicidades, los datos de Ferraz son que la primera cuenta con 59.390 avales, el exsecretario general con 53.117 y el exlendakari con 10.866. Y todo después de una auténtica batalla campal en las agrupaciones socialistas que ha dejado más que tocados a muchos dirigentes del partido.

Solo ella. Solo Susana Díaz puede sentirse realmente segura en su territorio, Andalucía, en donde el recuento de avales deja como dato objetivo que, hoy por hoy, es imbatible en su partido. Todos los demás se sienten descolocados. Sin duda, una caso llamativo es el de Ximo Puig en la comunidad valenciana, en la que Pedro Sánchez ha obtenido un triunfo sin paliativos. Puig ha tratado de mantenerse con una prudente distancia, pero aún así su apoyo a Díaz era incuestionable. Ahora se encuentra que la apuesta de su partido no es la suya.

En Baleares, su presidenta Francina Armengol -antes fiel a Sánchez y de cara a las primarias partidaria de Patxi López- ha visto como su apuesta ha salido claramente derrotada a favor de Pedro Sánchez. En aquellas Islas, Susana Díaz ha obtenido en torno a los 350 avales, frente a los 935 de Pedro Sánchez. López, avalado por Armengol, 450.

Los barones, descolorados, hacen cuentas y revisan su estrategia ante el estrecho margen para el 21-M

En Asturias, Galicia, Castilla-León, ha ganado en firmas Pedro Sánchez y aunque, tanto en Extremadura como en Castilla-La Mancha ha ganado Susana Díaz, en estas comunidades ha ocurrido lo mismo que en el recuento global. No podían imaginar Emiliano García-Page ni Guillermo Fernandez Vara, ambos en la presidencia de los respectivos gobiernos, que la diferencia en la recogida de avales no haya sido más contundente a favor de Susana Díaz.

En Extremadura, la lideresa ha ganado por algo más de 650 avales y en Castilla-La Mancha por algo más de 850. El triunfo de Díaz es obvio pero no tan elocuente como esperaba la oficialidad del partido. El expresidente José María Barreda no ha ocultado su sorpresa por la movilización habida, sorpresa trufada de sospecha en relación a los resultados obtenidos por Pedro Sánchez.

Se da además la circunstancia, de que el exsecretario general ha ganado tanto en aquellos territorios en los que el PSOE está en la oposición, como es el caso de Galicia -el alcalde de Vigo, Abel Caballero, se ha volcado con Díaz- o Cataluña; como en algunos de los que el PSOE gobierna, como es el caso de Asturias o Valencia.

Es este cúmulo de circunstancias el que ha llevado al sector más oficial del PSOE a concluir que “es necesaria una reflexión porque realmente ha influido muy poco y en algunos sitios, nada el hecho de que estemos en el Gobierno o en la oposición”.

Y sin duda lo será porque una vez celebrado el 39 Congreso Federal a mediados de junio vendrán en cascada los congresos regionales para los que también, y gane quien gane, será necesario importante coser heridas que con toda seguridad van a dejar estas primarias y que tendrán su reflejo en los territorios.

Garcia-Page llego a afirmar que veía su futuro incierto si ganaba Pedro Sánchez. En Castilla-La Mancha no ha ganado pero también es cierto que Susana Díaz no le “ha matado".

El plan de Patxi: "Recoger heridos"

Como las heridas ya están hechas, Patxi López no solo ha optado por no rendirse aún a sabiendas que es el rotundo perdedor, sino que está dispuesto, una vez celebradas las primarias, “a estar ahí, en el partido, porque alguien tiene que recoger a los heridos”. Su equipo ha sido contundente: “pase lo que pase, Patxi va a llegar hasta el final porque va a ser mas necesario que nunca un referente ético y Patxi López lo es”.

A partir de ahora, la campaña de Patxi López no va estar dirigida tanto a recoger votos como a ir sembrando un discurso que “valga para el día después. Su obsesión es la unidad del PSOE y está bien claro que está partido en dos. Patxi no se va a retirar “. El equipo de López reconoce que “esperábamos algunos avales más pero es una guerra que nunca nos ha interesado demasiado. Lo que no deja de ser un trámite se ha convertido en una autentica batalla. La guerra de avales ha acabado por machacar al partido”.

En el entorno del ya derrotado se asegura que “tenemos mas preocupación por el PSOE que por la candidatura, pero eso ha sido así desde el minuto uno. Hay momentos en los que pensamos que gane quien gane va a dar igual porque el partido se ha suicidado”. El pesimismo sobre la suerte inmediata del PSOE se ha instalado en el equipo de López dispuesto “a agotar estos días en positivo, sin entrar en cuitas, sin añadir más tensión a la existente”.

Susana, al cuerpo a cuerpo

Patxi López, bien consciente del lugar en el que le ha dejado el recuento de avales, sabe que su protagonismo va a ser prácticamente nulo. Será en el debate atrás en el que el exlendakari mostrará “con pasión” su llamamiento a la unidad “que no está reñida , no debe estar reñida, con que haya tres candidatos”.

"Tenemos mucha más preocupación por el PSOE tras el 21-M que por nuestra candidatura", reconocen ya los partidarios del exlendakari

Cuando Patxi López pronuncie este alegato a favor de la unidad, los equipos de Díaz y de Sánchez dan por sentado que “la cuerda se habrá tensado más”. Ninguno de los dos se llama a engaño y reconocen que van a ser unas primarias “a cara de perro”.

Los resultados obtenidos en Andalucía van a permitir a Susana Díaz presentarse como “la primera” frente “al segundo que se alegra de serlo”. Sánchez, por su parte, no sólo ha lanzado una oferta a Patxi López, sino que va a poner énfasis en el hecho de la abstención a Rajoy porque ha detectado que es un mensaje bien digerido por sus seguidores “porque se entiende muy bien lo que quiere decir”, sino que el dia 11 presentará su programa en Madrid en donde ha quedado, como diría Susana Díaz, el segundo.

Sánchez da por descontado que le “van a restregar los resultados electorales pero como también le daban por muerto y lo sabíamos, pues nada, cada cual a lo suyo”.

En Ferraz, en donde poco a poco se va digiriendo la sorpresa dada por Sánchez, el mensaje es tan claro como objetivamente cierto a tenor de los avales recibidos: “Susana parte en mejor posición. Esto de los avales es como las encuestas—se asegura desde el equipo de Díaz—que da igual un escaño más o un escaño menos, lo importante es la tendencia y la tendencia es obvia y claramente favorable a Susana”.

Conquistar a los que han avalado a Patxi López y a los miles de militantes que pese la extraordinaria movilización no han formalizado aval alguno es el objetivo de Díaz y Sánchez.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP