28 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez ha deportado a cientos de inmigrantes a escondidas en vuelos "secretos"

Primero provocó el efecto llamada con el Aquarius y la sanidad universal, pero ahora expulsa en caliente a cientos de inmigrantes, con menores incluidos y escondiendo las cifras.

Una de las primeras decisiones de Pedro Sánchez nada más relevar a Rajoy con una moción de censura fue, con toda Europa mirando atónita, recibir al barco Aquarius y querer dar con ello una lección al resto de países en política migratoria.

Aquel evento, retransmitido casi en directo por televisión, tuvo un epílogo: recuperar la concesión de la tarjeta sanitaria universal a todos los inmigrantes, con o sin papeles, para garantizar una asistencia total y no solo la que ya brindaba la sanidad española. Pero la realidad, tras las fotos y los mensajes, es bien distinta.

Y ahora ha salido a flote en una información de El País que revela datos muy llamativos. Mientras Sánchez decía una cosa, su Gobierno hacía la contraria. Y es que en realidad su Gobierno ha duplicado en 2019 los vuelos de deportación de inmigrantes, casi todos con destino a Mauritania, lo que implica la devolución sin miramientos de cientos de seres humanos llegados, tal vez, por la esperanza suscitada por el propio presidente.

 

Las cifras que da el periódico son apabullantes: primero se desató un efecto llamada que provocó un impresionante crecimiento del número de cayucos y pateras arribadas al litoral español, pasando de 400 en 2017 a más de 3.000 en 2019.

Y después, las deportaciones exprés en vuelos fletados por el Ministerio del Interior que, además y según El País, ha intentado tapar las evidencias no consignando las operaciones en su memoria de actividad.

Sí se ha sabido la magnitud del fenómeno ha sido gracias al Defensor del Pueblo, que debe revisar las operaciones de repatriación en aplicación del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP)  y consignarlas.

"Hemos sufrido"

Así, se puede conocer la profundidad de las "devoluciones en caliente" a través de aviones financiados por el departamento de Marlaska: en algunos de esos vuelos figuraban más de 100 seres humanos, entre ellos menores de edad cuyo país de origen real ni siquiera estaba claro.

"Por favor, decidnos si van a llevarnos. No comprendemos nada. No pueden hacernos volver después de todas las dificultades y el sufrimiento que hemos pasado ¿Cómo nos van a mandar a Mauritania, si allí no tenemos a nadie?". Es el testimonio de un inmigrante alojado en un albergue de Las Palmas, recogido por la periodista María Martín para el periódico.

Comenta esta noticia
Update CMP