15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Dinamarca deja en evidencia a Sánchez: allí sí investigarán a su Gobierno

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

El Gobierno de Pedro Sánchez no admite ni crítica ni autocrítica. Purga a los policías y guardias civiles que investigan su gestión, pero en Dinamarca, con menos de 600 muertos, hacen esto.

El Gobierno de España, con Marlaska y Sánchez a la cabeza, han iniciado una campaña para purgar a los mandos de la Guardia Civil que intentar investigar sus negligecias al frente de la pandemia. Pero en Europa hay un país que ha decidido hacer todo lo contrario, crear una comisión de investigación independiente del Ejecutivo para analizar sus decisiones.

Y es que, en Dinamarca, tal y como ha explicado El Mundo, en todo un ejercicio de transparencia, nada habitual en La Moncloa, pero imprescindible en los países nórdicos, el Parlamento ha impuesto al Gobierno socialdemócrata liderado por Mette Frederiksen que un grupo de expertos independiente investigue su gestión de la pandemia del coronavirus.

De hecho, allí tienen claro que la investigación debe dirigirla su Parlamento ya que su deber es, precisamente controlar al Ejecutivo, a pesar de que las primeras intenciones del Gobierno danés eran que el encargado de evaluar la gestión fuera el propio ministro de Justicia, Nick Hækkerup.

 Finalmente, y con una rapidez sorprendente, se ha iniciado un proceso de investigación en uno de los países que mejor ha superado la pandemia, dejando 568 muertos. Aún así, desde los partidos de la oposición consideran que ha habido fallos como la falta de test y de material, iniciando una investigación que permita depurar responsabilidades.

Por contra, aquí, en España, con 27.119 fallecidos, según la última cifra oficial, donde el baile de cifras continúa y no se conoce en realidad el número de muertos; donde se cuentan por decenas de miles los sanitarios contagiados por la falta de medios de protección; donde los test han brillado por su ausencia, e incluso han tenido que ser devueltos por ser defectuosos, no se ha iniciado ningún tipo de investigación al respecto.

De hecho, la que se ha iniciado por vía penal ha supuesto que el ministro del Interior descabezase a toda la cúpula de la Guardia Civil por realizar un informe en el que se ponía de manifiesto que las autoridades sanitarias deberían haber prohibido concentraciones como la del 8M para evitar la propagación del virus, pero no lo hicieron.

Además, a pesar de que los grupos parlamentarios presentan sus baterías de preguntas para intentar arrojar un poco de luz sobre la gestión de la crisis, desde el Ejecutivo se tarda semanas en responder e incluso se hace remitiendo a las web oficiales de los Ministerios.

De esta manera, la posibilidad de control por parte del Congreso se reduce de forma notable y Pedro Sánchez no parece dispuesto a rendir más cuentas de las que él considera necesarias, lo que se reduce a pronunciar su correspondiente discurso con una mínima o incluso nula autocrítica. El extremo opuesto a lo que ocurre en Dinamarca.

Comenta esta noticia