16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los separatistas atacan a Colau y la ridiculizan para echarla de la alcaldía

Ada Colau, en uno de sus videos electorales

Ada Colau, en uno de sus videos electorales

Es junto a Madrid la gran batalla municipal del domingo, con consecuencias para toda España. Y allí el populismo y el independentismo se tratan a cuchillo a horas del desenlace.

Madrid y Barcelona, Barcelona y Madrid. El dúo eterno de grandes ciudades encarna la feroz batalla política del 26M, con tantas cosas en juego para todos que se dirimirán en ambas plazas, comandadas por Manuela Carmena y su alter ego, Ada Colau.

El pulso de ésta con el independentismo es estrictamente electoral: en realidad se complementan, pero los sondeos apuntan a una carrera entre Colau y Ernest Maragall hasta el último metro, con un incierto ganador y una contundencia entre amigos transformados en rivales por aquello de las urnas.

Colau votó en 2014 un "doble Sí" en el primer referéndum separatista, el de Artur Mas, apoyando el "Sí" a que Cataluña tuviera Estado propio y el "Sí" a que fuera independiente. Pero ahora es el enemigo.

A ridiculizarla

Ha sido demasiado ególatra en el ejercicio del poder municipal y no se ha volcado lo suficiente en la 'causa de país' y en estrechar lazos, desde la "capital de Cataluña", con el resto de la región. Así ve el independentismo a Ada Colau, que le ha lanzado un brutal ataque en vísperas del 26-M, hasta el punto de ridiculizarla.

 

Así, la candidata número dos de JxCat por Barcelona, Elsa Artadi, ha asegurado que el ejemplo más evidente de la gestión del último mandato de la candidata de BComú es el anuncio de campaña en el que se entrevista a sí misma. "La imagen más clara es Colau es entrevistándose a sí misma después de que se le hayan ido todos los concejales. Es la imagen que queda".

También se ha referido al reciente 'cara a cara' entre Colau y el cabeza de lista de ERC, Ernest Maragall, destacando que ha evidenciado la "falta de ambición y de liderazgo" que ha habido al frente de la ciudad.

 

 

A su juicio, Colau se ha dedicado a hablar más de la Generalitat que del consistorio mientras que Maragall considera que ha sido "incapaz de girar el debate y de parar el continuo de mentiras" de la candidata de Bcomú.

 

"La falta de liderazgo y vínculos del Ayuntamiento de Barcelona con el resto de municipios ha sido muy evidente. No solo con Girona y La Seu d'Urgell, también con L'Hospitalet de Llobregat y cualquier municipios del área metropolitana", ha subrayado, apoyando así al presidente de la Generalitat, Quim Torra, sobre que Barcelona ha abdicado este mandato de actuar como capital de Cataluña.

Ese pulso entre el Ayuntamiento condal y la Generalitat también ofrece pistas sobre qué está en juego. Colau, que en realidad es aliada, aparece ahora enfrentada al nacionalismo de izquierdas de ERC y al de derechas de Puigdemont. Pero luego, cuando pase el 26M, se entenderán de un modo u otro. Es la alcaldesa del doble SÍ, la independentista que dice no querer la independencia pero vota a favor de ella en cuanto puede.

 

Comenta esta noticia
Update CMP