Se incendia el PSOE valenciano ante la malvada venganza de Sánchez contra Puig

Pedro Sánchez conversa con el presidente valenciano Ximo Puig.

Pedro Sánchez conversa con el presidente valenciano Ximo Puig.

El alcalde de Xirivella, el primero que ofreció su agrupación socialista a Sánchez para la reconquista de la Secretaría General, anuncia que competirá contra el presidente valenciano.



Cuando el 25 de noviembre pasado un defenestrado Pedro Sánchez inició en la localidad valenciana de Xirivella su ronda para sondear a las bases del PSOE sobre su posible concurrencia a las primarias, el presidente de aquella Comunidad y uno de los más entusiastas avalistas de Susana Díaz, Ximo Puig, inonizó sobre la reaparición del entonces ya exlíder: "Somos hospitalarios".

Y, en el mismo tono de desprecio hacia el que se había convertido en su gran enemigo interno, comparó la recepción a Sánchez por parte de la agrupación socialista de Xirivella como "la acogida de refugiados o el turismo".

Sin embargo, tras la reconquista de la Secretaría General del PSOE el pasado 21-M, Puig ya sabe desde este fin de semana que Ferraz no paga traidores y que el pedrismo le ha convertido en el primer objetivo de la purga de los barones susanistas.

Para más escarnio contra los oficialistas del PSPV, el primer pedrista en saltar al ruedo para disputarle el cargo de líder de los socialistas valencianos es... el propio alcalde de Xirivella, Michel Montaner. El primer padrino de Sánchez en sus momentos más difíciles. De ahí que muchos en el entorno del presidente valenciano vean la mano negra del secretario general moviendo los hilos en estas primeras maniobras internas.

El PSPV protagonizó el pasado viernes un más que tenso Comité Nacional en el que los sanchistas, crecidos, alzaron la voz contra Puig, reforzados además por la presencia de uno de los suyos, José Luis Ábalos, en el entorno más próximo de Sánchez. De hecho, fuentes socialistas dan por seguro que Ábalos ocupará la decisiva Secretaría de Organización, la que dirigió el riojano César Luena en la primera etapa de Sánchez al frente de Ferraz.

Los socialistas valencianos se han citado para su Congreso regional a finales de julio y todo apunta que el PSPV -Sánchez ha firmado una tregua con Díaz para no interferir en el futuro inmediato del PSOE andaluz- será el primer laboratorio de lo que el nuevo PSOE quiere para las antiguas baronías autonómicas que tantos disgustos le han dado a Sánchez en los últimos dos años.

Pedro Sánchez, el 25 de noviembre aclamado en Xirivella en su reaparición tras dimitir.

Pese al apoyo de varios importante alcaldes de la comarca leales al aparato, Puig sabe ya que a las primarias convocadas para el 16 de julio los pedristas acudirán con su propio candidato alternativo.

El hombre fuerte del reelegido secretario general, el exalcalde de Elche, Alejandro Soler, arremetió el viernes contra Puig y replicó el discurso que previamente había realizado éste, justificado la convocatoria "apresurada" -para el pedrismo- del cónclave regional.

Y Soler fue durísimo al acusar al presidente valenciano "de no haber entendido el mensaje de la militancia" expresado en la victoria de Sánchez y el "castigo" a Susana Díaz y sus barones aliados, entre ellos el propio Puig.

Pese a los llamamientos a la unidad del propio Puig, este mismo lunes, el alcalde de Xirivella, Michel Montaner, abrió la puerta a la posibilidad de presentarse como candidato a la Secretaría General del PSPV, tras recibir el apoyo de numerosos militantes y simpatizantes socialistas a través de varias redes sociales y plataformas de recogida de firmas. "Ni lo descarto ni doy el paso", explicó Montaner, quien ha agregado que "los retos, cuanto más difíciles, más me gustan".

El primer edil de Xirivella reconoció, sin que nadie se lo preguntara, que las peticiones y recogidas de firmas que se han iniciado para pedirle que se presente como candidato alternativo a Ximo Puig, han surgido de forma "espontánea y libre".

En este sentido, reveló que en la madrugada del sábado al domingo comenzó a recibir numerosos mensajes de militantes y simpatizantes socialistas "de toda España", desde Ceuta hasta el País Vasco, que le pedían que presentase su candidatura para liderar el PSPV. "Me decían que me lanzara a la Secretaría General; estoy orgulloso de ese movimiento de compañeros", señaló.

Comenta esta noticia
Update CMP