14 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Más de 400 brotes y casi 5.000 nuevos casos, el oscuro horizonte ante el virus

El ministro de Sanidad, Salvador Illa

El ministro de Sanidad, Salvador Illa

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha comparecido en la Comisión de Sanidad del Congreso para dar cuenta del avance de la pandemia y el pronóstico ha sido muy poco alentador.

Salvador Illa reconoce ya la existencia de hasta 412 brotes activos de COVID-19, 51 más que los notificados el martes, con un total de 4.870 casos asociados, el 70% de ellos en Cataluña y Aragón. Un horizonte que se dibuja complicado ante el incesante goteo de nuevos focos. Las autonomías van tomando sus propias medidas de contención, mientras que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, asegura que la situación es distinta a la de los meses de marzo y abril.

Así, según ha relatado en la Comisión de Sanidad y Consumo, desde la entrada a la 'nueva normalidad', se han producido 527 brotes con 6.960 positivos, centrados en su mayoría en el ámbito social, ya que la mayor parte de ellos, según el ministro, están vinculados a fiestas particulares y ocio nocturno. Por ello, ha recordado la "importancia de seguir todas las recomendaciones sanitarias y mantener la prudencia en todos los entornos".

 "Entendemos perfectamente que el confinamiento ha sido duro y que hay necesidad de relacionarse, pero no debemos de perder el respeto al virus. Siempre que no estemos con convivientes, hay que seguir las recomendaciones sanitarias generales: 1,5 metros de distancia, lavado de manos frecuente y uso de mascarilla. Además, es recomendable que nos relacionemos con grupos estables", ha reclacado el ministro.

Aún así, el ministro ha remarcado que, a pesar de los datos negativos, "estamos en un escenario distinto al de los meses de marzo y abril" puesto que el 60% de los contagiados ahora son asintomáticos: "Esto quiere decir que se están detectando por el rastreo y seguimiento de casos. Están funcionando", ha señalado.

Además, el perfil y la edad de los afectados tambiés es diferente, pasando "de una edad media de 63 años en marzo y abril a 45 años ahora. En las últimas cinco semanas la edad media baja a los 40 años aproximadamente. Son casos más leves que los que registrábamos en meses anteriores", por lo que también se relaja la presión asistencial, puesto que "son pocos los casos que requieren ingresos hospitalarios".

Por otra parte, Illa ha vuelto a dejar en manos de las comunidades autónomas toda la responsabilidad de la gestión de la pandemia, ya que, a su juicio, "tienen instrumentos eficaces para responder en este momento en el que estamos". De hecho, cree que "están tomando las medidas adecuadas y la mayoría de los brotes están siendo controlados", aunque ya ha avanzado que focos "van a seguir ocurriendo" hasta que exista una vacuna eficaz porque "el virus no se ha ido".

Comenta esta noticia