18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Amago de divorcio: dirigentes de C's malmeten a Rivera para que rompa con Rajoy

Albert Rivera y Mariano Rajoy, en una de sus entrevistas en el Congreso.

Albert Rivera y Mariano Rajoy, en una de sus entrevistas en el Congreso.

Algunos desplantes y el coqueteo entre populares y socialistas comienzan a preocupar a un sector del partido naranja que se siente ninguneado. Pero su líder se sabe sin capacidad de maniobra



La negociación del techo de gasto y las cuentas de Estado para el próximo año. La subida del salario mínimo. La reforma de la Ley del Sector Eléctrico para frenar los cortes de suministro en los hogares más vulnerables. Y en puertas: un decreto para facilitar el cumplimiento la sentencia europea sobre las cláusulas suelo de las hipotecas.

El bipartidismo ha decidido abrazarse ante la amenaza de la nueva política pero ese abrazo puede provocar la primera bronca del matrimonio de conveniencia que forman el PP y Ciudadanos, el pacto que facilitó la investidura de Mariano Rajoy.

Fuentes populares y de la formación naranja consultadas por ESdiario coinciden en un análisis: ambos partidos no se fían y entre Mariano Rajoy y Albert Rivera no existe química alguna. "La brecha generacional influye, claro", afirma un diputado popular que, no obstante, va más allá. "Que un advenedizo de la política llegue aquí y pretenda apropiarse de la bandera de Adolfo Suárez es algo que al presidente, como poco, le irrita", sentencia.

 

Pero tampoco en Ciudadanos están especialmente satisfechos de lo sucedido desde que el Rey Felipe VI diera, el 17 de noviembre, solemne apertura a la legislatura. Los contactos entre los portavoces de ambos partidos, Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta, son de todo menos fluidos.

Y los novatos negociadores económicos de Rivera, Toni Roldán y Francisco de la Torre, se lamentan en privado ante los periodistas de que de las iniciativas de los ministros Cristóbal Montoro y Luis de Guindos se enteran "por la prensa".

La gota que ha colmado el vaso, esta misma semana, la ha provocado el rocambolesco caso del documento perdido. Mientras Gobierno y PSOE escenificaban su acuerdo eléctrico, Ciudadanos reivindicaba su papel con una propuesta que nunca llegó al Ministerio de Energía. "A ver a que email lo han envíado", se justificaba el titular del departamento, Alvaro Nadal.

Como ha informado ESdiario esta misma semana, el propio Albert Rivera se ha visto obligado a frenar in extremis una moción de censura de Ciudadanos contra el PP en el ayuntamiento de Burgos. 

Y en los últimos días, algunos dirigentes tratan de convencer a su líder de que dé un golpe sobre la mesa. Desde Madrid se recuerda el estricto control al que el naranja Ignacio Aguado somete a la presidenta Cristina Cifuentes. Reclaman algo similar para el Congreso de los Diputados.

Comenta esta noticia
Update CMP