10 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lo "otro" que destapa el CIS que avergüenza a Sánchez, Iglesias, Casado y Rivera

Los cuatro primeros espadas nacionales en el primer debate electoral del 28-A.

Los cuatro primeros espadas nacionales en el primer debate electoral del 28-A.

No por reiterada, esta conclusión del barómetro oficial deja de ser preocupante. Después del paro, el problema principal que preocupa a los españoles son... los propios políticos.

¿Qué pasa en un país en el que los responsables de solucionar los problemas de los ciudadanos son, en realidad, el segundo quebradero de cabeza de esos mismos ciudadanos? Pues eso pasa, y pasa en España. Y no es la primera vez.

Los ciudadanos que descalifican la coyuntura política que han dejado las elecciones generales del pasado 28 de abril suman el 52,8% de los entrevistados por el Centro de Investigaciones Sociológicas, un porcentaje que es 26 puntos inferior al de los que consideraban que la situación estaba "mal o muy mal" en el estudio anterior. No obstante, tras las legislativas la clase política ha vuelto a la segunda plaza de problemas nacionales.

Ambas conclusiones se desprenden del barómetro del CIS hecho público este jueves, que fue realizado entre los días 1 y 11 de mayo, en plena resaca de las elecciones generales.

Tras las macroencuestas electorales de marzo y abril para las generales y europeas, el barómetro de mayo vuelve a su tamaño habitual y se basa en 2.985 entrevistas personales realizadas en 294 municipios de 48 provincias.

La lista de problemas nacionales vuelve a estar liderada por el paro, que recibe un 64,6% de menciones, incrementándose tres puntos respecto a abril, y la clase política figura en la segunda plaza, aunque con menos menciones que el mes anterior, cuando aparecería el tercero de la lista, al pasar del 31,4% de los cuestionarios su récord hasta la fecha, al 27,8%.

De hecho, se produce casi un triple empate entre la clase política, la corrupción (26,2%) y los problemas económicos que, con un 25,8%, son señalados como el cuatro problema de España.

Pero el porcentaje que ha registrado una mayor caída es el relativo a los críticos con la situación política, que tras las generales han caído al 52,8%, mientras que los que la consideran "buena o muy buena" suben a casi el 10%. En la encuesta preelectoral de los que criticaban la coyuntura política se situaron en el 78,4%, un mes antes en el 68,2% y febrero en el 70,1%.

Tras las elecciones también se aprecia una mejora de la percepción de la situación económica. Ahora la consideran "mala o muy mala" el 43,4% frente al 57,5% que dijo lo mismo en abril y los que la elogian han pasado el 4,7% al 7,6%.

 

Comenta esta noticia
Update CMP