19 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cumplir las normas de seguridad vial es vital en la desescalada

Desde la Xunta recuerdan que está en nuestra mano que los accidentes no vuelvan a repuntar si evitamos distracciones y cumplimos la normativa protegiendo nuestra vida y la de los demás.

Después de este tiempo de confinamiento en el que el tráfico se ha reducido de manera considerable, “es hora de salir y volver a encarrilar nuestras vidas”, un hecho que tiene en su anverso la reactivación de los accidentes que, en su mayoría se podrían evitar si todos nos esforzamos por hacerlo adecuadamente.

En este sentido desde la Xunta de Galicia nos recuerdan que además de que regresar a las calles implica tomar medidas preventivas contra el Coronavirus, con el mantenimiento de la distancia social o el uso de máscarillas, no debemos olvidar también la importancia de las normas de seguridad vial para proteger nuestras vidas y las vidas de los demás. “Las calles y los caminos son de todos. Por lo tanto, si sale en automóvil, debe recordar que debe respetar los límites de velocidad, usar el cinturón de seguridad y cumplir con las normas de tránsito

También debemos desactivar las distracciones que pueden distraernos del tráfico pues los informes anuales de accidentes indican que un alto porcentaje de accidentes ocurren debido al descuido relacionado con el uso de un teléfono móvil o la radio. Por lo tanto, “todos tenemos en nuestras manos evitar este tipo de distracciones que nos quitan los ojos del camino, disminuyen nuestra atención y también nuestra capacidad de reacción, lo que aumenta la posibilidad de sufrir un accidente”.

Siempre se debe tener en cuenta que no solo los vehículos y los conductores están presentes en las carreteras, sino también los ciclistas y peatones. Por ello, es necesario lograr una convivencia armoniosa entre todos los usuarios, manteniendo una separación de un metro y medio al adelantar a un ciclista. Estas son reglas básicas que todos los conductores conocen y deben cumplir cada vez que conducimos en las carreteras para ayudar a reducir el riesgo de accidentes.

En este sentido los esfuerzos económicos y técnicos de las administraciones públicas no son suficientes para construir una infraestructura vial segura y mantenerla en buenas condiciones, y como apunta la Xunta de Galicia, “necesitamos agregar las sinergias de todos aquellos que usan las carreteras, para nuestro propio bien y para el bien de los demás, ya que no hay nada más importante que proteger la vida de las personas”.

Protección ciudadana

Con la recuperación gradual de la normalidad, después de meses de encierro, y la proximidad de la temporada de verano, también hay muchos ciudadanos que aumentan sus hábitos saludables de caminar, correr o andar en bicicleta. Para llevar a cabo estas actividades deportivas, debemos tomar las medidas de protección de la salud necesarias para evitar el contagio. Pero a estos preceptos debemos agregar pautas de seguridad vial, que generalmente son acciones pequeñas que no requieren mucho esfuerzo y que, sin embargo, pueden ayudar a salvar vidas.

En este sentido, el Gobierno Gallego recomienda que si se va a caminar, correr o andar en bicicleta, se aseguran de hacerlo en un lugar seguro, moviéndose por el espacio adecuado para estas prácticas, sin invadir zonas peligrosas. Explican que muchas carreteras regionales tienen senderos para peatones y bicicletas manejados por la Xunta con el objetivo de facilitar la movilidad de los ciudadanos en condiciones más cómodas y seguras.

También es esencial "ser visto", ya sea que esté caminando o en bicicleta, especialmente durante el día. Si aumentamos nuestra visibilidad frente a los automóviles, estamos minimizando la posibilidad de un accidente y protegiéndonos como usuarios vulnerables de la carretera. Para aumentar la percepción de la presencia de peatones o ciclistas en las cercanías de las carreteras por parte de los conductores, la ropa como chalecos o cortavientos reflectantes es muy efectiva.

Las federaciones de ciclistas han respaldado repetidamente el uso de esta ropa reflectante como una medida útil para garantizar la seguridad de quienes practican estas actividades, y la Xunta ha estado fortaleciendo en los últimos años la distribución de chalecos y cortavientos reflectantes entre las asociaciones vecinales o los clubes de ciclismo para promover la cultura de la seguridad vial, especialmente entre aquellos grupos que viajan más por las carreteras.

La conciencia ciudadana es clave para reducir progresivamente las cifras de accidentes de tráfico. En este sentido, la seguridad es asunto de todos, desde las administraciones públicas y los ciudadanos, desde los más pequeños hasta los más mayores. Las campañas de divulgación en las escuelas gallegas siguen dando frutos y los niños son cada vez más conscientes de la relevancia del comportamiento responsable en las carreteras.

Caminar por el arcen izquierdo, usar itinerarios diseñados para ese propósito, o cruzar con precaución en los pasos de peatones son hábitos que los niños aprenden en el aula y que con frecuencia les recuerdan a sus adultos mayores en casa. Son gestos mínimos que si todos nos incorporamos en nuestro día a día multiplicaremos nuestra protección y seguridad en las carreteras.

Cuando hacemos uso de las carreteras, como conductores, peatones o ciclistas, somos responsables, cada uno por derecho propio. Porque nos cuidaremos a nosotros mismos y al mismo tiempo a los demás.

Comenta esta noticia