13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

De la Morena revela el episodio más explosivo entre Rajoy, Villar y Del Bosque

José Ramón de la Morena durante su intervención en "Espejo Público".

José Ramón de la Morena durante su intervención en "Espejo Público".

Que el presidente de la RFEF había convertido aquello en su cortijo era vox populi. Ni siquiera el presidente del Gobierno podía toserle. Y mucho menos meterse en sus dominios.

En toda la trama de la Real Federación Española de Fútbol hay un personaje clave que, sin embargo, está renunciando a cualquier protagonismo.

Se trata de Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte y presidente del Consejo Superior de Deportes durante la primera legislatura de Mariano Rajoy y, sobre todo, el hombre que se atrevió a desafiar a Ángel María Villar al apreciar irregularidades en su gestión.

Aquello le costó muchas presiones por intentar que Villar enseñara número a número las cuentas de la RFEF. Presiones que acabaron con su caída.

Hoy ha pasado página: "No debo hablar. Parecería que me quiero vengar o que tenía un problema personal. Para mí, solo era una cuestión de trabajo", ha dicho en ABC.

A pesar de la discreción de Cardenal, este viernes el director de El Transistor en Onda Cero, José Ramón de la Morena, contó en Espejo Público un episodio que él vivió en primera persona y que desvela hasta qué punto Villar presionó al Gobierno para quitarse de en medio al secretario de Estado de Deportes que tanto le incordiaba. 

Ocurrió en noviembre de 2015, en la precampaña de las elecciones generales. Con ese motivo, De la Morena quiso juntar a Mariano Rajoy y a Vicente del Bosque para que hablaran de fútbol en antena, a sabiendas de que el presidente del Gobierno es muy aficionado.

La Selección estaba concentrada en las instalaciones de la RFEF, de manera que el propio Del Bosque consideró que lo más apropiado era hacer la tertulia allí. 

Pero Ángel María Villar no dio su permiso. "Villar estaba a matar con Rajoy porque no fulminaba a Cardenal. Y no dejó pasar al mismísimo presidente del Gobierno", señaló De la Morena.

Entonces el seleccionador trató de poner paz. "Por suerte Vicente dio un paso al frente y el programa se hizo en La Moncloa", continuó. Y a renglón seguido dio a entender que Rajoy no se tomó nada bien aquella afrenta: "Lo que me dijo en privado -en alusión al presidente- se queda conmigo", se excusó.

Justo un año después, en noviembre de 2016, Cardenal anunció que en la nueva legislatura no iba a continuar. Teóricamente se marchaba por voluntad propia. La realidad era que Villar se salió al fin con la suya. Una vez más.

Comenta esta noticia
Update CMP