15 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Estas navidades el Bingo tendrá que ser online

Con las salas de juego cerradas hasta nuevo aviso y con las reuniones familiares limitadas a 10 personas, uno de los entretenimientos por antonomasia de estas fechas sube con fuerza en red.

Seguro que muchos recordarán la genial idea que tuvieron un grupo de vecinos de Tenerife jugando al Bingo desde sus balcones en los días más duros del encierro que nos dejó la Pandemia, y es que este juego inventado en el S.XVI en Italia es uno de los preferidos por personas de toda edad y condición y uno de los pasatiempos más sencillo y accesible que existe. El cierre de las salas debido al Coronavirus ha dejado sin embargo un panorama muy triste en muchas residencias de ancianos donde la hora de jugar a este entretenimiento era una de las más esperadas por sus inquilinos.

Aunque la desinfección a fondo de todo el material ha permitido su retorno en algún caso concreto, disfrutar de la diversión del bingo de una forma segura y sin incumplir con las medidas sanitarias aplicadas para evitar la propagación del virus es posible gracias a la proliferación de múltiples versiones de Bingo Online. Hoy en día, lo juegan millones de personas en todo el mundo y la audiencia promedio del juego es ahora más joven que nunca.

Y es que el juego por Internet es una de las actividades de ocio que más ha crecido en los últimos años aupado por factores tecnológicos y sociales ligados a las mejoras en las telecomunicaciones y el mayor consumo de internet, lo que además augura un futuro al alza para el sector. Las principales compañías centran por ello sus esfuerzos en mejorar todos los aspectos del juego, desde la funcionalidad hasta la experiencia del usuario, y en ese sentido Megaways es una nueva mecánica de juego que llega con el objetivo de revolucionar el sector.

El sector también busca mejoras desde diferentes perspectivas, como el aspecto técnico y la “jugabilidad”. Todo se encamina hacia un juego más rápido y atractivo, donde se tiene muy en cuenta la herramienta que utiliza el usuario para jugar. Es decir, el uso del teléfono móvil es mayoritario entre los jugadores y la idea es mejorar la adaptación de cada juego a los diferentes dispositivos. Otros aspectos como las líneas de pago también se mejorarán. El público encontrará un juego más ágil, con escenarios renovados y más posibilidades para conseguir premios, y todo ello redunda en más usuarios activos en todo momento.

El bingo se diferencia de otros juegos de azar por su sencillez para jugarlo. No requiere de una máxima concentración, como la que puede necesitar el blackjack o el póker. Esto permite poder sociabilizar con los demás jugadores, debido a que siempre se requiere una cierta interacción entre ellos, un atributo que se mantiene intacto en las versiones online. Las relaciones personales también ayudan a fortalecer los vínculos familiares, y estas navidades en las que la norma será estar separados, jugar en red puede ser la opción perfecta para “sentirse conectados”.

Comenta esta noticia
Update CMP