17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El gesto de Carlos Herrera que arma un tremendo lío en la Semana Santa sevillana

Carlos Herrera con La Candelaria tras él.

Carlos Herrera con La Candelaria tras él.

El locutor de COPE disfruta de su pasión por las calles de Sevilla. Nazarenos, incienso, pasos, cofradías, procesiones...Y en una de ellas participa como nazareno y se ha armado el "lío".

Carlos Herrera está en plena celebración. El locutor de Herrera en COPE –que no ha descuidado la primera franja de su programa estos días vacaciones aunque sí cede el testigo informativo a su equipo a partir de las 10 de la mañana- disfruta plena y activamente de la Semana Santa sevillana, de la que el almeriense es devoto.

Uno de los momentos más especiales la vida de Carlos Herrera se produce el Martes Santo cuando procesiona con la Hermandad de la Virgen de la Candelaria y este año no ha sido una excepción. Herrera ha participado en la procesión como nazareno de esta Hermandad sevillana y literalmente “la ha liado”.

Así lo ha reconocido en antena la mano derecha de Herrera en el programa, José Antonio Naranjo, que contaba a los oyentes un comentario generalizado en la emisora de Sevilla. El director de la misma había sido testigo de la participación de Herrera como nazareno de la Virgen de la Candelaria y su paseo este Martes Santo fue del todo peculiar.

¿Por qué? No es ningún secreto que Carlos Herrera es muy querido en Sevilla, ciudad en la que reside, y aunque el traje de nazareno impide ver el rostro, el locutor de COPE en algún momento se levantaba la funda del capirote para saludar a una persona y dejaba así ver su rostro. Muchos se percataron de que se trataba de él y a partir de ese momento la procesión se convertía en un continuo intercambio de saludos entre el público y Herrera.

“La ha liado Herrera”, decía Naranjo, “se ha pasado la procesión saludando y diciendo eh, qué tal”, contaba entre risas el subdirector de Herrera en COPE imitando también la voz de su “jefe”.

Carlos Herrera ha hecho gala en múltiples ocasiones de su gran devoción por la Virgen de la Candelaria. Una de las más comentadas ocurrió durante un viaje del entonces presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero a Washington, en 2010.

El jefe del Gobierno viajaba a la capital de Estados Unidos invitado por Barak Obama al denominado Desayuno de Oración. En el avión le acompañaba un nutrido grupo de periodistas, entre los que se encontraba Carlos Herrera.

Presidente y locutor mantuvieron una conversación privada, en la que Zapatero le confesó sus nervios por la cita. Para tranquilizarle, Herrera le regaló una estampa de la Virgen de la Candelaria, que el presidente aceptó con una sonrisa y confiando en que fuera la solución.

Comenta esta noticia
Update CMP