Escándalo en la adjudicación de un TAC en el hospital público de Elche

Hospital General de Elche.

Hospital General de Elche.

Un documento al que ha tenido acceso ESdiarioCV desvela que el director médico del Hospital de Elche y presidente de la mesa de contratación conocía meses antes a qué empresa se adjudicaba.

El concurso realizado por el Hospital General de Elche para adjudicar un TAC, del que en este caso salió victoriosa Canon Medical Systems S.A., está bajo sospecha. ESdiarioCV ha tenido acceso a documentación que pone de relieve que la elección de la empresa estaba planificada incluso antes de que se abriera el concurso. 

Un correo electrónico, con fecha 13 de mayo de 2020, enviado por el director médico del Hospital público de Elche y que ha circulado por el propio centro sanitario público, aparece con esta redacción textual: "... el próximo lunes día 18 visitaremos las instalaciones del TAC con el adjudicatario del concurso de adquisición del TAC para Oncología radioterápica, recientemente adjudicado a Canon".  Sin embargo, la fecha de apertura del concurso fue el 15 de junio, un mes después. Mientras que la fecha de entrega de las ofertas fue establecida para el 10 de julio. De tal manera es posible concluir que antes de la apertura del concurso, de la presentación de propuestas y de la adjudicación final, ya se conocía cuál sería el proyecto ganador. Por lo tanto, la celebración de dicho concurso podría ser fraudulenta.

Por otra parte, destaca el hecho de que el redactor del correo citado anteriormente, Jaime Sastre, era asimismo el presidente de la mesa de adjudicación y, por lo tanto, firmó la adjudicación y aprobación de la empresa Canon, tal como se constata en la documentación que reproducimos. De igual manera aparece su firma tanto en los actos celebrados para la valoración de la propuesta técnica y económica como en los actos destinados a la apertura de los sobres con la documentación administrativa y económica, con lo que queda en entredicho la independencia de las partes.

Jaime Sastre Barceló fue nombrado director médico del Hospital del Departamento de Salud de Elche (Hospital General) en febrero de 2016  por el procedimiento de libre designación (a dedo) por la  anterior consellera de Sanidad, Carmen Montón, actual embajadora observadora permanente del Gobierno español ante la Organización de los Estados Americanos.

Este medio ha intentado ponerse en contacto con Sastre Barceló; no obstante no se ha recibido respuesta a las preguntas.  El director ha reiterado que no podía hablar porque se encuentra en una pandemia y ante la invitación de hablar en otro momento ha recurrido al gabinete de prensa del hospital. El departamento de comunicación de la Conselleria de Sanidad ha evitado pronunciarse y ha derivado al hospital.

En el procedimiento seguido parece que se pasa por alto el artículo 24  de la Directiva 2014/24/UE sobre la contratación pública, citado en el acta firmada por el responsable. Ese artículo define perfectamente lo que supone incurrir en un conflicto de intereses: "El concepto de conflicto de intereses comprenderá al menos cualquier situación en la que los miembros del personal del poder adjudicador, o de un proveedor de servicios de contratación que actúe en nombre del poder adjudicador, que participen en el desarrollo del procedimiento de contratación o puedan influir en el resultado de dicho procedimiento, tengan, directa o indirectamente, un interés financiero, económico o personal que pudiera parecer que compromete su imparcialidad e independencia en el contexto del procedimiento de contratación". 

 

Comenta esta noticia