Terapia gastronómica del PP en Torrent: objetivo, dos diputados valencianos más

El vicesecretario general del PP preside una comida para motivar a cargos locales, más entusiasmados ahora tras el ´paseíllo´de Casado en la procesión cívica y con el discurso más centrista

´Comida de germanor´, ´sesión para levantar la moral´... en los grupos de whatsapp de concejales del Partido Popular valenciano se definía de diferentes maneras la comida que han mantenido hoy en el restaurante El Romeral, de Torrent, y que presidía el vicesecretario general responsable de política territorial del PP, Antonio González Terol.

Después de una visita matutina a una empresa hortofrutícola de la Ribera, el legado de Pablo Casado ha llegado alrededor de las 14,15 horas al restaurante El Romeral, en Torrent, donde le esperaban unos 130 cargos institucionales municipales de su formación, entre alcaldes, portavoces locales y concejales de a pie. En principio era una comida de la comarca de l´Horta, pero también ha acudido representación de La Safor, la Ribera o Camp de Túria. La mayoría estaba en el local desde más de media hora antes, ya que sabía que luego González Terol tendría que marcharse acelerado.

Amparo Folgado, la exalcaldesa de Torrent, ha actuado de perfecta anfitriona. Tanto, que ha regalado una mocadorà a Isabel Bonig el día posterior al 9 d´Octubre y ha tenido el detalle de obsequiar a cada asistente con un par de mazapanes de Sant Donís almacenados en un elegante envoltorio que lucía las banderas valenciana y española. 

Bastantes no pudieron acudir a la convocatoria por la premura de tiempo, porque comenzó a moverse esta misma semana, pero muchos se organizaron para estar. La cabeza de lista al Congreso por la provincia de Valencia, Belén Hoyo, acompañó en todo momento a González Terol.  Incluso se marchó con él prematuramente porque ambos tenían que subir a primera hora de la tarde al AVE para desplazarse a una reunión en Madrid con carteles electorales provinciales del PP.

Eso ya vendría después. Antes, la diputada valenciana abrió un breve turno de intervenciones presentando a Terol, un desconocido hasta hoy para la inmensa mayoría de asistentes. Luego,  el vicesecretario general tomó la palabra. Con un tono grave de voz, vaticinó que las encuestas irán mejorando las perspectivas electorales para el PP conforme se acerquen los comicios. También, con una cadencia que buscaba transmitir optimismo, pidió "hacer un esfuerzo", "trabajar dando ejemplo a la militancia" y trasladar una visión positiva a la calle.

El ambiente se iba animando. Del decaimiento posterior a los comicios locales y autonómicos ha pasado la militancia del PP en la Comunidad Valenciana a pensar que ahora sí va a coger la ola buena para surfear electoralmente. Como prueba, ha sido muy comentada entre los comensales la participación, este miércoles, de Pablo Casado en la procesión cívica, en Valencia y, sobre todo, el hecho de que recibiera aplausos en diferentes tramos. Salió y no fue abucheado, al contrario de lo que pasaba a un ya escamado PP en el pasado.

Y, para mejorar los comentarios, la militancia valenciana se siente más cómoda con el discurso actual de su formación, mucho más moderado y centrista que al que recurrió como estrategia electoral fallida de cara al 28-A.

Por tanto, después de la alocución motivadora de Terol, de las sensaciones positivas de la visita previa de Casado y del ´centrismo´actual, la nutrida asistencia degustó con más entusiasmo el esgarraet y la ensalada para compartir, y luego la clásica paella de pollo y conejo que sirvieron a cada uno de los asistentes.

Amparo Folgado primero, como anfitriona y, después, Isabel Bonig en su rol de presidenta del PP en la Comunidad Valenciana cerraron el acto después del ágape. La dirigente regional insistió en esa faceta "ejemplar" que tienen que desarrollar sus concejales, especialmente en esta campaña, donde les pidió que en la jornada electoral "sean los primeros en estar en los colegios". También les insistió en "abrir" las sedes para ampliar la militancia en las diferentes poblaciones.

Y, con la moral recuperada tras esta ´comida de germanor´ que sirvió de terapia popular, los concejales se marcharon con el objetivo marcado en sus mentes: mejorar resultados en Valencia y Castellón, provincias prioritarias para el PP donde aspira a conseguir un escaño más que los obtenidos en abril en cada una de ellas.

Comenta esta noticia
Update CMP