La gestión de la concejala Tello vuelve a estar en entredicho por la Mostra

Gloria Tello

Gloria Tello

El interventor del Ayuntamiento de Valencia cuestiona los contratos de directivos y detecta falta de transparencia en la gestión

La gestión de la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cultura, Gloria Tello, vuelve a estar en entredicho y vuelve a estar en entredicho al arrojar ciertas prácticas irregulares. 

Si en 2018, una auditoría externa revelaba contratos fraccionados y cuentas de gastos sin justificar, así como contrataciones de personal que han supuesto "incumplimientos significativos de la normativa aplicable", ahora es el interventor del Ayuntamiento de Valencia el que ha detectado una gestión deficiente, ese mismo año, en la Mostra València. 

Según publica el diario "Las Provincias", hay aspectos en la contratación de los directivos de este festival que no son transparentes. Entre ellas, según apunta el citado diario, figura en el no haber publicado información sobre el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. 

Asimismo, en el apartado de gastos de personal, la auditoría municipal constata que la Mostra no dispone de una relación de todos los puestos de trabajo existente u "otro instrumento organizativo similar". Esta situación hace que el interventor mantenga que supone un incumplimiento según el artículo 90.2 de la Ley 7/1985 de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local y recomienda que "se apruebe una relación de puestos de trabajo". 

Pero las presuntas irregularidades no acaban ahí, sino que llega también a los puestos directivos. El informe recuerda que en 2018 la Mostra contrató como "órgano directivo a la directora técnica de la entidad, Rosa Roig

Por último, respecto al apartado de ingresos de la entidad, es la propia Mostra la que dice que los obtiene a partir de la venta de las entradas y de los patrocinios publicitarios. Sin embargo, el interventor sostiene que, por estas vías, "únicamente cubren el 4,6% de los gastos". Al tiempo que apunta que "la Mostra no realiza ningún control sobre el número de entradas vendidas, únicamente dispone de un informe firmado por la empresa arrendadora que indica el número de espectadores por sala y hora. Esta cifra la Mostra la asume "sin efectuar ningún tipo de comprobación", concluye el informe del interventor municipal. 

A todo esto, no podemos olvidar tampoco que, también en 2018, la concejala Tello volvió a estar en el punto de mira cuando se celebró, en el mes de noviembre, el Fórum de la Música del Palau.  Los tres días de este evento costaron 72.000 € y se vendieron 32 entradas. “Los números fueron desoladores. El congreso costó 73.990,72 euros y sólo hubo 32 personas que pagaron una entrada por acudir. Una prueba más de que se "había gastado dinero público en algo que no interesa a la sociedad”, según denunció en su momento el grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia. 

Comenta esta noticia
Update CMP