19 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una amiga de Paloma Cuevas descarta la opción que ahora baraja Enrique Ponce

Ahora que el torero enamorado de Ana Soria ha cambiado de opinión radicalmente con respecto a su exmujer, ESdiario ha tenido acceso a unos detalles que no dejan de ser de lo más llamativos.

 

 

Los papeles de divorcio para Enrique Ponce y Paloma Cuevas están ya preparados para ser firmados y dar por finalizado un matrimonio de 24 años. El despacho de abogados Garrigues situado en la capital de España ha sido quien ha realizado todo el trámite para ambas partes, Ponce y Cuevas. Esta última semana, ESdiario ha conocido que Enrique Ponce se hace el remolón para la firma de este divorcio. Está ralentizando la firma. Se descarta la opción de que el diestro de Chivas no esté de acuerdo con el reparto ni con la nueva situación de la pareja.

Todo apunta que el aún marido de Paloma Cuevas no descarte la situación de no firmar el divorcio y se quede el proceso en la separación judicial sin llegar al último paso de poner punto y final al matrimonio, el divorcio.

La diferencia entre la separación judicial y el divorcio es que en este segundo caso, de volver a recapacitar la situación de pareja tendrían que volver a contraer matrimonio mientras que en la separación judicial no haría falta volver a contraer matrimonio porque aún no estaría por finalizado el matrimonio. Algunos matrimonios optan por esta opción ante la posibilidad de poder volver a la situación anterior. Este sistema ahorra tiempo y dinero. Una amiga de Paloma Cuevas asegura que esta opción no está en los planes de la mujer de Enrique Ponce. Otra cosa es lo que se le esté pasando por la cabeza del torero enamorado de la almeriense Ana Soria.

Paloma Cuevas ya está instalada en el domicilio familiar en Madrid muy cerca de donde vivirán en unos meses Iker Casillas y Sara Carbonero. El colegio ya ha comenzado en la casa de Paloma y ya están en su centro escolar las hijas en común del torero y la licenciada en empresariales.

No se irá al extranjero como tenía pensado desde hace tiempo porque el matrimonio considera que sus hijas estudien un tiempo fuera de España. Esta opción se barajará para el próximo curso o bien para el periodo estival del próximo año. De momento todo continuará igual. La opción del extranjero es una posibilidad meditada desde hace tiempo y no producto de la separación del matrimonio.

Mientras Paloma Cuevas permanecerá en Madrid, Julio Iglesias no tiene pensado volver a nuestro país ni siquiera para celebrar su cumpleaños. Este miércoles el cantante más internacional de España cumplirá 77 años.

Quizás sea el momento de recordar aquellos españoles que hicieron posible aquel amor en 1971 entre el ex jugador del Real Madrid y la estudiante filipina. Aquella fiesta en la casa de Juan Olmedilla en homenaje a la bailaora Manuela Vargas, aquel celestino llamado Julio Ayesa y el relaciones públicas Tomás Terry que permitió que Iglesias y Preysler se intercambiasen el número de teléfono y
comenzara una historia de amor que colmó en boda internacional aquel 29 de enero
de 1971 en Illescas (Toledo).

Comenta esta noticia
Update CMP