15 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

4 repelentes caseros para evitar las picaduras de garrapatas

No es solo la fiebre hemorrágica. También pueden transmitir otras patologías peligrosas como la enfermedad de Lyme

Aunque no todas las garrapatas transmiten infecciones es importante saber que, cuando una garrapata es transmisora de enfermedades, el riesgo de contagio aumenta cuanto mayor es el tiempo que permanece pegada a la piel; de ahí que la prevención sea imprescindible.

A la hora de anticiparnos a las picaduras de garrapata debemos tener en cuenta que estos antipáticos animalitos viven en zonas cubiertas por arbustos y hierbas, donde esperan a la llegada del animal más idóneo para ‘pegarse’ a él con sus patas y colocarse  después en las zonas más húmedas del cuerpo, generalmente axilas, ingle o parte posterior de las rodillas. Nuestro primer consejo, por lo tanto, es que te olvides de los shorts cuando salgas al campo. Camisetas con manga, pantalones largos, calcetines y un calzado adecuado son imprescindibles para evitar la picadura de este y otros insectos.



Hay repelentes de insectos en forma de spray que también ayudan a prevenir la aparición de las garrapatas. Pregunta al farmacéutico antes de comprarlos y recuerda que además de sobre la piel, también hay que rociar con él  la parte inferior de los pantalones, los puños de la camisa y la parte superior de las botas.

Aparte de estas precauciones básicas, hemos recopilado otros remedios efectivos para ti y tu mascota que puedes encontrar fácilmente o hacer tú mismo en casa:

 

Aceite de lavanda:

La lavanda es un excelente repelente además de un insecticida natural. Basta con ponerse unas gotitas de aceite esencial o de colonia que tenga esta planta como ingrediente para mantener a raya a pulgas y garrapatas. Si vives en el campo puedes rociar con aceite de lavanda cortinas, muebles y por supuesto el lugar en el que duerme tu mascota. Además de estar protegido, tu hogar olerá de maravilla. El aceite de lavanda lo puedes encontrar en herbolarios, pero si prefieres hacerlo tú mismo, el proceso es muy sencillo: se coge un buen puñado de flores y tallos de esta planta y se introducen en un tarro que rellenaremos con aceite de oliva. Lo mantenemos tapado durante 30 días, colamos el resultado ¡y ya está listo para usar!

 

Eucalipto:

El  eucalipto es muy eficaz contra las garrapatas. Para preparar aerosol de eucalipto, hay que hervir un puñado hojas de eucalipto ( entre 15 y 20) en 1 litro de agua durante 10 minutos. Después dejamos que se enfríe, colamos el agua y utilizamos una botella con spray para rociarnos.

También puedes utilizar unas gotas de aceite esencial de romero en el agua cada vez que te bañes o bañes a tus hijos.

 

Aceite de neem orgánico:



Hay que mezclar  30 ml de aceite de neem orgánico con 15 ml de jabón líquido suave (puede servirte el jabón de tocador). Revuelve bien y añade esta solución a dos tazas de agua. Rellenar en una botella de spray y usarlo justo antes de salir de excursión.

 

Ajo:



El ajo es un fuerte repelente para garrapatas. Un diente de ajo negro cada mañana o un par de perlas de aceite de ajo que puedes encontrar en cualquier herbolario, son suficientes para que las garrapatas te encuentren muy poco "apetitoso". En el caso de los perros debes tener en cuenta de que no pueden comer ajo crudo solo, pero sí puedes agregarle 1/8 de cucharadita de ajo en polvo por kilo de alimento regular.

Por último, tampoco está de más recordarte que después de una excursión al campo es importante ducharnos y revisar muy bien todo el cuerpo, sobre todo el de los niños, para asegurarnos de que no hay picaduras. En caso de que te encuentres una garrapata, no intentes quitártela y acude a urgencias para que te atiendan y puedan analizar el "bichito".

Comenta esta noticia
Update CMP