El PP presentará una candidatura coral en Valencia con Catalá como soprano

La necesidad de conseguir el más alto grado de conocimiento para su candidato parece haber convencido al PP valenciano de la importancia de arropar en la lista a su número uno en Valencia.

La cabeza de cartel, salvo sorpresa, será la diputada María José Catalá. Génova -que es quien tiene la potestad- parece tenerlo ya claro. Pero hay una condición: que el nombre de Catalá figure sólo en la lista municipal, no en la autonómica. Isabel Bonig, a la que se atribuye cierta resistencia a la elección de Catalá por la fuerza política que cobraría su compañera, habría acabado por aceptar que es la mejor opción para Valencia tras el no de la madre de Esteban González Pons a la candidatura de su hijo. Y Valencia es fundamental para volver a la Generalitat.

Catalá ha sido alcaldesa en Torrent, y consellera de Educación. Y es precisamente éste último cargo el que le puede restar apoyos en la siempre importante órbita valencianista, que suele ver complacencia con el catalanismo en esa conselleria esté quien esté al frente. Para compensar ese riesgo, el PP cuenta con el presidente de la gestora local del partido y también diputado autonómico Luis Santamaría, la persona del PP que más se ha trabajado el territorio local a base de reuniones presenciales con colectivos y análisis tecnológico de la sociología del votante valenciano.

Santamaría vería premiado su esfuerzo con un puesto destacado en la lista, al igual que el portavoz y único concejal no imputado del actual grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia, Eusebio Monzó. Monzó, que era el favorito de Bonig, carece del necesario grado de conocimiento ciudadano y del puntito de agresividad que se precisa para plantar cara desde la oposición a los rivales electorales.

Con Catalá, Santamaría y Monzó se podría acabar de conformar la candidatura coral del PP con otro referente del valencianismo, el diputado nacional y ex UV José María Chiquillo, impulsor de la Ruta de la Seda en Valencia. Aunque no contaba para la dirección regional, también Madrid podría influir para su inclusión en la lista. En la candidatura se incluiría a dirigentes con experiencia en otras instituciones y que tienen predicamento en diferentes ámbitos sociales.

María José Catalá está ejerciendo en la práctica como responsable de la gestora en la provincia de Valencia tras el nombramiento de Rubén Moreno como secretario de Estado de relaciones con las Cortes desde finales de enero. La alcaldable Catalá cumple los requisitos de "crediblidad e ilusión" que recientemente reclamaba el senador valenciano Pedro Agramunt en una entrevista en ESdiarioCV.  

De hecho las intervenciones de Catalá en Les Corts, varias de ellas virales, han descolocado totalmente a la vicepresidenta mediática Mónica Oltra y al presidente de la Cámara, Enric Morera, ahora salpicado por la presunta corrupción en las finanzas del Bloc Nacionalista, y al alimentado la moral de los populares.

El presidente Mariano Rajoy ha optado por el continuismo entre los candidatos a las alcaldías de las capitales andaluzas que ya son oficiales desde el pasado mes. La opción Catalá, que según fuentes de la dirección nacional tiene ahora un 80% de posibilidades, se antoja que se asocia al campo de las opciones "previsibles" que gusta Rajoy transitar. En la convención nacional del PP de este fin de semana en Sevilla se prevé que haya noticias sobre candidaturas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP