09 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez ignora a Iglesias con Arabia Saudí para no hundir a Susana en las urnas

Pedro Sánchez, este miércoles en el Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez, este miércoles en el Congreso de los Diputados.

El presidente pone por delante la carga de trabajo de los astilleros de Cádiz para descartar el bloqueo de la venta de armas de España a Arabia Saudí, que exigen los morados.

Cuatro meses después de su llegada al Palacio de la Moncloa, Pedro Sánchez ha descubierto ya lo que es la razón de Estado, la política real. O, de forma más coloquial, que una cosa es predicar en la oposición y otra muy distintas dar trigo en el Gobierno.

El presidente del Gobierno ha acudido este miércoles al Congreso de los Diputados por una triple cita: la comparecencia para explicar los resultados de la última Cumbre de la UE -la de la recta final del Brexit-, la polémica por la venta de armas a Arabia Saudí, y la habitual sesión de control al Ejecutivo con las preguntas de los distintos partidos del arco parlamentario.

Y como se esperaba -tras el ensayo de la votación de este martes en la Comisión de Defensa que rechazo que se frenen las operaciones comerciales con el país del Golfo con la unidad de voto de PP y PSOE-, Sánchez se ha negado a bloquear las relaciones económicas con el régimen saudí, pese al escándalo internacional que ha supuesto el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Así, desde la tribuna de oradores, el ejercicio de realpolitik de Sánchez ha pasado por recordar los 6.000 puestos de trabajo que la construcción de las cinco corbetas saudíes van a generar en los astilleros de Navantia.

Y ha ido más allá y en un mensaje directo a Pablo Iglesias ha recordado que "nadie duda" del compromiso de los alcaldes del Campo de Gibraltar por la "paz mundial". Alcaldes entre los que se encuentra el de Cádiz, José María González Kichi, de Podemos.

Por eso, por "responsabilidad", Sánchez ha dado luz verde a las operaciones en marcha, tanto de venta de armamento como de las infraestructuras en las que trabajan firmas españolas como Renfe, Adif, o FCC. "Tengo que estar hoy y aquí en la defensa de los intereses de España, de sus intereses estratégicos, que además están situados en zonas muy afectadas por el drama del desempleo", ha reconocido.

"Tenemos en cuenta a las empresas españolas que operan en terceros países, en Arabia Saudí, a los ciudadanos españoles, y mantener su subsistencia económica", ha enfatizado. "La política es intentar convertir los ideales en realidades. No siempre se puede conseguir", ha recalcado Sánchez.

Pero en su intervención, Iglesias ha reiterado su exigencia al Gobierno y ha aprovechado el caso saudí para volver a arremeter contra la Monarquía.

"La ley española y la ley internacional obligan a nuestro país a dejar de vender armas a Arabia Saudí. ¿Hay que dejar de vender armas a Arabia Saudí? Sí. Hay que dejar de vender armas ya", ha señalado. "Y es impresentable la imagen que ha dado la Monarquía española", ha concluido el líder de Podemos.

Comenta esta noticia
Update CMP