09 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez no recibe a los cinco presidentes del PP ni responde a sus cartas

Mientras el presidente del Gobierno despliega la alfombra roja de La Moncloa para los independentistas, Díaz Ayuso, Moreno, Núñez Feijóo, Fernández Mañueco y López Miras son ignorados.

Por La Moncloa pasaron este miércoles, en el marco de esa mesa de diálogo creada por Pedro Sánchez para tener contento a Esquerra, no solo un presidente de la Generalitat inhabilitado por desobediencia. También independentistas que ni siquiera forman parte del Ejecutivo y hasta un investigado (lo que antes era imputado) por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por el referéndum ilegal: el diputado del Parlament Josep Maria Jové, el llamado arquitecto del procés, en cuya casa la Guardia Civil encontró el famoso cuaderno Moleskine con todos los secretos del 1-O.

Por contra, Sánchez aún no ha recibido a ninguno de los presidentes regionales del PP desde que fue reelegido. Ni la madrileña Isabel Díaz Ayuso, ni el andaluz Juan Manuel Moreno, ni el castellano y leonés Alfonso Fernández Mañueco ni tampoco el gallego Alberto Núñez Feijóo ni el murciano Fernando López Miras han sido citados por el presidente del Gobierno.

Y no será porque no se lo hayan pedido, públicamente y por escrito. Díaz Ayuso se ha desgañitado en los últimos meses solicitando a Sánchez que la reciba, a ella y al resto de presidentes autonómicos que no son Quim Torra, para que demuestre la misma "voluntad de diálogo" con todos.

Más ahora que el Ministerio de Hacienda y la Comunidad de Madrid mantienen una guerra abierta por la intención de María Jesús Montero de "armonizar" los impuestos obligando a Madrid a recuperar algunos que tiene bonificados por completo. 

Este jueves se conoció que Madrid sigue siendo el motor de España, la región que más crece: en 2019 lo hizo un 3% del PIB, un punto por encima de la media nacional, situada en el 2%. 

Juan Manuel Moreno lleva desde enero de 2019, cuando tomó posesión, esperando que el líder del Ejecutivo central le dé audiencia. Tres cartas le ha mandado ya, pero sigue sin conseguirlo. El pasado lunes le insistió públicamente en que le haga un hueco en su agenda porque tiene que tratar con él "temas importantes para Andalucía". "No tengo interés en hablar de fútbol o cine", ironizó. 

Sánchez también ha dado esquinazo hasta ahora al castellano y leonés Fernández Mañueco, que ante la falta de respuesta del socialista la semana pasada le mandó una misiva en estos términos: "Te asiste pleno derecho para establecer tu calendario de contactos con los responsables autonómicos, pero considero imprescindible que el mismo preserve el principio de igualdad, porque todas las comunidades de España son iguales en derechos y, por tanto, tienen la misma legitimidad para ser escuchadas". 

En esa misma carta además le sugería que convoque cuanto antes la Conferencia de Presidentes; para hablar, entre otras cosas, del reto demográfico y del sistema de financiación autonómica.

La única vez que Sánchez citó a Núñez Feijóo en La Moncloa fue en el verano de 2018.

 

También López Miras ha pedido repetidamente al presidente socialista una reunión, e incluso le ha enviado más de una decena de cartas según él. Pero todas con nulo éxito por ahora. La última vez que estuvo en La Moncloa fue en septiembre de 2018. Y ello a pesar de que la Región de Murcia ha vivido un otoño y un invierno aciagos, con la crisis del Mar Menor y las repetidas inundaciones. 

Y el gallego Alberto Núñez Feijóo lleva sin pisar La Moncloa desde julio de 2018, apenas dos meses después de la moción de censura. Ahora ya sí que ha perdido toda esperanza hasta al menos después de las elecciones gallegas, que se celebrarán el 5 de abril. 

Todo el contacto que ha tenido Sánchez con los presidentes autonómicos del PP desde su reelección ha sido vía telefónica. Fue cuando durante las negociaciones de la investidura hizo una ronda con todos sus homólogos regionales para enmascarar una llamada a Torra, que era la que realmente le importaba. Y el 6 de febrero se fue a verle al Palau de la Generalitat.  

Este viernes, precisamente, el presidente se desplaza a La Rioja junto con nada menos que 13 de sus ministros para celebrar allí una reunión de la Comisión Delegada de Reto Demográfico y entrevistarse con la presidenta regional, la socialista Concha Andreu. Ella tendrá más suerte que sus colegas del PP. Podrá ver, tocar y hasta exponer los temas que le preocupan al presidente del Gobierno de España, que casualmente es de su partido.

Comenta esta noticia
Update CMP