23 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un gesto de María Teresa Campos filtra lo que pasa con Jorge Javier Vázquez

María Teresa Campos.

María Teresa Campos.

A la veterana presentadora le ha venido Dios a ver, que se dice, con la complicada situación que vive el Clan Pantoja tras el último Deluxe de Kiko Rivera. De ahí su nueva actitud reciente.

María Teresa Campos vuelve a ser la misma de siempre. Enérgica y vital, la veterana comunicadora ha superado por fin el complicado momento que vivió tras las críticas por su entrevista en Sábado Deluxe y todo lo que vino después, que no fue poco.

Y es que tras la nueva intervención de este pasado sábado de Kiko Rivera en el Deluxe ya no se habla de otra cosa que de la crisis del Clan Pantoja y se ha dejado de lado a Campos.

Pero lo cierto es que fueron días duros en los que la malagueña, hundida, no salía ni de casa debido a las feroces críticas que recibió por su comportamiento con Jorge Javier Vázquez. Sin embargo, las semanas han pasado y la presentadora ya ni se acuerda de su enfado.

Así, los reporteros pudieron ver a una sonriente Teresa saliendo de casa de Carmen Borrego tras haber pasado varias horas animando a su hija. Y es que, tras las críticas de Kiko Hernández, la colaboradora estaría muy afectada.

Sin embargo, su madre sostiene que no, que Carmen "está muy bien, fenomenal". Parca en palabras, la ex de Edmundo Arrocet aseguró que no tiene ni idea de las duras palabras de Kiko hacia su hija (la llamó, entre otras cosas, embustera e hipócrita, amén de "potota") pero que, en cualquier caso, "agradezco que le haya pedido perdón".

Muy conciliadora, María Teresa demostró que su enfado con Jorge Javier Vázquez ya está más que olvidado y lo hizo con un gesto que dejó claro lo que hay: mandándole "un beso" cuando un reportero del programa Sálvame le preguntó si le quería mandar un mensaje al presentador.

Comenta esta noticia
Update CMP