30 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Se acabó la cortesía: la CEOE acusa a Sánchez de inflar los ERTEs y engañarles

El jefe de la CEOE, Antonio Garamendi, ha lanzado un aviso de su hartazago a Calviño.

El jefe de la CEOE, Antonio Garamendi, ha lanzado un aviso de su hartazago a Calviño.

El Gobierno está a punto de batir otro récord: poner de acuerdo a patronal y sindicatos. Los ministros Díaz y Escrivá están cerca de lograrlo. Indignación de los empresarios y de UGT y CCOO.

"Nosotros lo que sí queremos es sentarnos y que nos cuenten las cosas, no puede ser que un ministro diga una cosa, otro otra... Estos anuncios repentinos y que nos tengamos que enterar por la prensa de un montón de temas que lo lógico sería que primero nos enterásemos nosotros...".

Esta frase del presidente de la CEOE el pasado día 4, en la clausura de la llamada cumbre de los ERTE en Palma vendida a bombo y platillo por Moncloa, define bien el enfado de los empresarios ante la falta de un plan viable del Gobierno con los ERTE, el arma decisiva para la gestión de la segunda oleada del Covid 19.

Más aún, rizando el rizo y cruzando una línea roja más, Pedro Sánchez ha sido capaz de lograr uno de esos imposibles en el diálogo social: poner de acuerdo a patronal y sindicatos contra el Ejecutivo. Este miércoles ha sucedido eso: Antonio Garamendi y Pepe Álvarez (UGT) han dado un toque de atención a La Moncloa. Y es que el tiempo se acaba.

Ambos agentes sociales están, literalmente, hartos. De la falta de concreción y de la jaula de grillos en la que conviven la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; y el de Seguridad Social, José Luis Escrivá; y la de Hacienda, María Jesús Montero. Y del tancredismo de su jefa máxima, Nadia Calviño.

Durante su intervención en la Junta Directiva de CEOE y en presencia, además, del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, Garamendi ha vuelto a reclamar al Gobierno datos "objetivos" sobre lo que están costando los ERTE porque sospecha que son "muy inferiores" a los que se están ofreciendo públicamente.

"Necesitamos datos objetivos para hablar de los ERTE porque tenemos dudas muy serias de que los datos que nos está transmitiendo el Ministerio de la Seguridad Social sean reales. Los hemos pedido, no nos los dan y creo que tenemos derecho a saber cuánto son las prestaciones y cuánto son las exoneraciones", ha denunciado el jefe de los empresarios.

 

En esta línea, el presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, ha revelado que 800.000 trabajadores en ERTE con prestación y exoneración de cuotas suponen un coste mensual de unos 1.200 millones de euros, frente a las cifras de entre 4.000 y 5.000 millones de euros que se están ofreciendo desde el Gobierno.

 

Sánchez llegó a presumir de su Cumbre de los ERTE, en Palma, el pasado día 4. Desde entonces, ningún avance.

 

Durante su intervención en la Junta, el dirigente empresarial ha advertido además al Gobierno de que esto "no es una claudicación" y que "por apretar" no se van a conseguir acuerdos. "Nosotros somos pactistas, queremos trabajar por nuestro país y la mejor manera de apoyar a nuestro país es apoyar a las empresas españolas", ha enfatizado, antes de denunciar que "es difícil llegar a un acuerdo el día 15 cuando te dan los papeles el 14".

Asimismo, Garamendi ha asegurado que la CEOE no dejará a nadie atrás en la negociación de los ERTE y que "no abandonará a ninguna empresa, especialmente de sectores que estén cerrados por causa de la pandemia. "Tenemos claro que no vamos a abandonar a nuestros colegas que lo estén pasando mal", ha subrayado.

Paradójicamente, ese mismo lema del nadie quedará atrás del que Sánchez e Iglesias hicieron santo y seña se ha vuelto contra ellos. El Ingreso Mínimo Vital, bloqueado, no llega. Y los ERTE siguen encallados ante el estupor de empresarios y sindicatos. Y con unas cifras que no les cuadran.

Comenta esta noticia