16 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La última maniobra de Pedro Sánchez que revela su agonía política

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en un acto mirando en dirección contraria

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en un acto mirando en dirección contraria

La nueva improvisación de la dirección socialista ha encendido todas las alarmas en el Palacio de San Telmo. La presidenta de la Junta ha expresado su boicot absoluto al "abrazo del oso".

"Línea roja infranqueable". Con esta contundencia se expresa un dirigente del PSOE andaluz ante la intención del partido en Madrid de acceder al gobierno de Manuela Carmena en el ayuntamiento de la capital. Como adelantó ESdiario, Pedro Sánchez dio hace semanas luz verde a los socialistas catalanes y a los madrileños, dos federaciones que le son afines, para formalizar su "matrimonio político" con Colau y Carmena. El PSC ya ha anunciado su acuerdo y el PSM presiona para ello.

La propuesta de la portavoz socialista Purificación Causapié, verbalizada este mismo martes, ha provocado indignación en la presidenta andaluza Susana Díaz, quién ha trasladado a Férraz  su "oposición más absoluta" al acercamiento del PSOE a las marcas municipales avaladas por Podemos.

Díaz ha trasladado a Sánchez que esa decisión la deberá adoptar el próximo secretario general del PSOE, tras el próximo congreso federal. En esa misma línea de ha expresado uno de los "hombres en Madrid" de la presidenta andaluza, el concejal Antonio Miguel Carmona, otro de los purgados por Sánchez.  Carmona ha manifestado en las últimas horas su rechazó "más absoluto" a que, ni siquiera, se abra un debate sobre esta posibilidad.

Tras el revuelo causado por la propuesta de Causapié, su secretaria general, Sara Hernández, aseguró este miércoles que  la posibilidad de que su formación entre en el Gobierno que dirige Carmena, "no es un tema que ocupe ni preocupe" a la formación, "que no está en ese debate".

Tampoco quiso la propia Díaz posicionarse en público sobre este asunto. Preguntada al respecto, la presidenta andaluza aseguró que su responsabilidad en el PSOE "acaba en Despeñaperros" aunque si dejó negro sobre blanco su línea roja a Sánchez: el cambio, defendió, "debe ser desde la moderación, nunca desde la radicalización y la polarización".

 

El PSOE andaluz, que ha diseñado una campaña electoral extraordinariamente hóstil contra Podemos, tampoco comparte la entrada del PSC en el gobierno de Ada Colau. Sin embargo, Díaz reconoce en este caso la independencia de criterio y la capacidad de maniobra que sí tiene los socialistas catalanes.

Ausencia comentada

La brecha que separa a Susana Díaz y Pedro Sánchez quedó evidenciada de nuevo este miércoles durante la intervención de la presidenta andaluza en un desayuno informativo en Madrid en el que no estuvo presente el candidato, que delegó la representación de la cúpula socialista en su secretario de Organización, César Luena.

Díaz ha vuelto a remarcar la línea que separa la continuidad de Sánchez con su relevo tras el 26-J. El candidato "debe ganar" , dijo, antes de reivindicar la contribución de los votos andaluces.  En este sentido, enfatizó que el "principal apoyo" que tiene Sánchez para ser presidente del Gobierno es el PSOE andaluz y para eso, recalcó, no hay "nada más que ver los votos" que aporta.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP