20 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Willy Toledo, la miseria moral del bufón comunista que es "un actor ejemplar"

Willy Toledo, acompañado del actor Carlos Bardem, en una de sus múltiples protestas.

Willy Toledo, acompañado del actor Carlos Bardem, en una de sus múltiples protestas.

No lo olviden, es un intérprete, un intérprete mediocre que siempre está representando un papel y que sólo pasará a la historia por participar en grandes “obras maestras” del cine español.

Cuando Carmen Calvo, ilustre ministra socialista de cultura, dijo que “el dinero público no es de nadie”, pocos imaginaban que detrás de esta curiosa sentencia se escondía la perfecta definición de la concepción económica de la izquierda.

El sistema de subvenciones públicas supone un costoso entramado que permite la subsistencia de sectores que no alcanzan rentabilidad. Para la correcta evolución de la sociedad, a veces es necesaria la inyección de dinero institucional. El sector del cine, entendido como cultura, se ha convertido en España en un cajón desastre sin fondo.

El cine español es un destinatario privilegiado de ingentes cantidades de dinero proveniente de los impuestos de los ciudadanos. El descontrol en las cuentas y la mano ancha de los ejecutivos, han provocado destacados casos de fraudes relacionados con ayudas públicas.

La crisis económica y el bajo nivel de las producciones patrias han provocado que en la última legislatura haya disminuido drásticamente la aportación presupuestada para la gran pantalla.

La merma en las subvenciones provoca una reducción en las filmaciones y ésta a su vez un aumento del paro en el sector. Algunos “ilustres” actores, alejados involuntariamente de la profesión, aprovechan el retiro para realizar otras actividades.

Willy Toledo es el prototipo de actor español forzado a salir de la trinchera. En su descanso obligatorio, aprovecha para pasar al activismo político. Reconocido seguidor del régimen castrista y adorador de Hugo Chávez, utiliza su guión de polemista para buscar linchamientos en las Redes Sociales. Aprovecho la última controversia  generada contra el atleta hispano-cubano Orlando Ortega para repasar otras perlas del actor: 

“Cuba será, a partir de ahora, el nuevo hogar de Willy Toledo, según anunció en una entrevista a la cadena venezolana Te "Somos víctimas del acoso brutal del neoliberalismo, del capitalismo salvaje y de la deshumanización de los políticos".

"España no es una democracia". 

"En España también se violan diariamente los derechos humanos, y si no que se lo pregunten a los miles de inmigrantes que están enterrados en cárceles secretas". 

"Con lo hinchado que está el Rey y el pimple que se mete, espero que dure poco".

"Orlando Ortega es un gusano, me cago siete veces en vuestra medalla". 

"La revolución cubana fue un movimiento en contra de una dictadura salvaje y ha conseguido unos mínimos de educación, salud, vivienda, cultura. La revolución ha mejorado la vida de los cubanos". 

"El gobierno español es cómplice de los asesinatos del gobierno marroquí".

Pero si un post refleja la poca ética de Toledo, es el que publicó en Facebook atacando a todo lo que representa España.

Puede que esta columna, como afirman algunos, sirva para dar publicidad a un bufón comunista, pero estoy seguro que a ustedes les valdrá para conocer la miseria moral de un tipejo que llena su bolsillo con el sudor de sus frentes.

No lo olviden, Willy Toledo es un actor, un actor muy mediocre que siempre está representando un papel y que sólo pasará a la historia por participar en grandes “obras maestras” del cine español.

Comenta esta noticia
Update CMP