12 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La corrupción del Ministerio de Vivienda de Zapatero aplasta a Pedro Sánchez

Los socialistas dan por "más que probable" la imputación de Beatriz Corredor por la "Gürtel del PSOE". Y eso tumbaría los planes que el líder tenía para ella como candidata estrella.

No solamente el PP afronta problemas con sus candidaturas en Madrid para las próximas elecciones municipales y autonómicas. Sobre la mesa de Pedro Sánchez hay un dosier con un problema creciente para el PSOE, que está a punto de truncar los planes electorales del secretario general para una de sus comunidades estratégicas de cara a la cita con las urnas de 2019.

El llamado caso Crespo Gomar, popularmente conocido también como la Gürtel del PSOE, puede truncar de forma inminente los planes de Sánchez para el Ayuntamiento de Madrid, una candidatura que lleva semanas planeando de forma muy personal el líder socialista y que apuntaba a la exministra de Vivienda con José Luis Rodríguez Zapatero, Beatriz Corredor.

Sin embargo, según fuentes socialistas consultadas por ESdiario, Sánchez "se ha abierto" en los últimos días a buscar un plan B, tras la imputación judicial de todo el equipo de Corredor -hasta nueve de sus altos cargos en Vivienda-, que es además miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE.

Estas fuentes explican que Ferraz maneja ya como "más que probable" la imputación de Corredor una vez que la juez de Madrid que instruye el caso interrogue a sus colaboradores, entre ellos su exjefe de gabinete, Nicolás Mateos, su subsecretario Marcos Vaquer, y su directora de Comunicación, Eva Cuesta. Una vez que les tome declaración, entre los días 21 y 30 de este mismo mes, la magistrada decidirá sobre el futuro de Corredor.

Y aunque hasta el momento Sánchez ha ordenado a los suyos cerrar filas con Corredor y con Cristina Narbona, también implicada en la Gürtel del PSOE, las fuentes consultadas por este diario recuerdan el Código Ético que el líder socialista impuso al partido cuando venció las primarias.

"Queremos un partido limpio, con candidaturas limpias y ejemplares. Por eso aprobamos un Código Ético cuyos principios y propuestas tendrán que asumir, firmándolo, todas las personas que representen a nuestro partido en próximas elecciones", afirma el texto.

Un código de conducta que obliga a todo candidato o cargo público del PSOE, "antes de acceder al ejercicio de cualquier responsabilidad", a firmar una declaración "en la que afirme no haber incurrido en delito alguno ligado a corrupción, violencia de género, delitos de acoso o discriminación, contra la libertad e indemnidad sexuales, torturas o contra la integridad moral, así como la comisión de hechos constitutivos de delitos graves".

Corredor debió suscribirlo cuando asumió su cargo de Secretaria de Área de Ordenación Territorial y Políticas públicas de Vivienda del PSOE.

Aunque el PSOE establece en la apertura de juicio oral la obligación de dimitir, Ferraz asume -tras la dimisión de Cristina Cifuentes y la polémica que rodea a Íñigo Errejón por su beca black- que la precampaña electoral en Madrid va a discurrir con exigentes requisitos de ejemplaridad y transparencia. Y que las facturas falsas de Crespo Gomar han acorralado ya a Corredor, la favorita en todas las quinielas.

 

Dado que Sánchez quiere celebrar a la vuelta del verano las primarias para elegir candidatos, el secretario general maneja ya varias posibilidades en ese plan b. Practicamente descartada Margarita Robles, el PSOE de Madrid apuesta por el fichaje de una mujer "independiente y de reconocido prestigio".

Pero otro sector de la Ejecutiva Federal opta por trasladar a la candidatura municipal a Ángel Gabilondo, que obtiene en los sondeos internos del PSOE una muy aceptable valoración para competir con los perfiles que ofrecen Manuela Carmena y Begoña Villacís, ambas prácticamente confirmadas como candidatas de Podemos y Cs.

Comenta esta noticia