26 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Endesa abandona el carbón en León y Teruel. Apostará por renovables

Los planes de futuro de la compañía energética para las dos regiones incluyen inversiones por más de 1.000 millones de euros en nuevos proyectos de energías renovables para el desarrollo de

Endesa ha presentado la solicitud formal de cierre para sus centrales de carbón de Andorra (Teruel) y Compostilla (León) al ser imposible abordar las inversiones necesarias para que estas plantas cumplan con los nuevos límites de emisiones establecidos por la Unión Europea que entrarán en vigor el 30 de junio de 2020.

La energética indica que la decisión, que ya había anticipado el pasado mes de noviembre en la última actualización de su plan estratégico, es “plenamente coherente con su compromiso de conseguir un sistema energético totalmente descarbonizado en 2050, así como con los criterios de la política energética nacional avanzados por el Ministerio para la Transición Ecológica”.

En paralelo a la solicitud de cierre, de la que se ha informado al Ministerio, a las autoridades de las comunidades autónomas de Aragón y de Castilla y León, y a las de los municipios en que se encuentran ubicadas las plantas, Endesa ha presentado de manera voluntaria sus planes de futuro para impulsar una transición justa en los entornos de ambas centrales.

En concreto, estos planes incluyen el respeto del puesto de trabajo de todos los empleados de las dos plantas, que ascienden a 166 en el caso de Compostilla y a 153 en Andorra.

En cuanto a los empleados de las empresas auxiliares, la compañía presidida por Borja Prado indica que dará “total prioridad” a su incorporación para acometer los trabajos de cierre y desmantelamiento de las dos centrales, así como en el desarrollo de las nuevas instalaciones renovables que se plantea llevar a cabo en las zonas de ambas plantas.

Endesa estima que los trabajos de cierre y desmantelamiento se prolongarán durante un periodo de tiempo de entre 4 y 6 años y generarán en torno a 130 empleos, con puntas de hasta 200 personas, en cada uno de los dos emplazamientos.

Asimismo, los planes de futuro de la energética para las dos regiones incluyen elevadas inversiones por más de 1.000 millones de euros en nuevos proyectos de energías renovables para el desarrollo de unos 1.300 MW fotovoltaicos.

Todos estos proyectos de energías renovables son adicionales a los que la compañía ya tenía previsto llevar a cabo en las regiones en las que se encuentran instaladas las dos centrales y que suman 513 MW eólicos con una inversión de 500 millones de euros en Aragón y 20 MW eólicos con una inversión superior a los 20 millones de euros en Castilla y León.

Comenta esta noticia
Update CMP