22 de marzo de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Todos los secretos, amores y problemas de Miguel Bosé saltan por los aires

El artista vive un mal momento que exhibe a la luz su vida privada: su relación con un escultor, la disputa por sus cuatro hijos y su sexualidad que siempre había mantenido en privado.

Todo el mundo lo intuía, pero solo su círculo más próximo lo sabía: Miguel Bosé es homosexual y ha mantenido una relación familiar durante 26 años con le escultor Nacho Palau, con el que además ha tenido, a través de gestación subrrogada o vientres de alquiler, los cuatro hijos de la pareja.

Ahora todo ha saltado por los aires, y de la manera más conflictiva imaginable: la sólida y discreta relación se ha roto, y en el camino ha dejado un conflicto típico de tantas otras relaciones afectivas. ¿Quién se queda con los hijos? Según informa El País, Bosé y Palau viven horas de pulso judicial, a cuento de una demanda del segundo por mantener la custodia compartida, o al menos el acceso, a todos ellos.

 

De momento, cada uno se ha quedado con dos: Bosé en Méjico con unos gemelos; y Palau en Madrid con la otra pareja; en ambos casos nacidos mellizos de distintas madres subrrogadas. Pero lo peor es que la controversia ha destapado una relación que el autor de Bandido y Sevilla siempre quiso llevar con discreción, jugando al despiste sobre su condición sexual, hasta el punto de que lo último que se supo de sus amores data de hace más de treinta años, cuando mantuvo algo más que un flirteo con la celebérrima Ana Obregón, diosa por entonces de las carpetas adolescentes y creadora de los ínclitos posados en bikini al comienzo de cada verano.

 

Bosé con sus cuatro hijos, en una imagen difundida por él en Instagram

 

Diego y Tadeo, los primeros en llegar en 2011, están con Miguel en América. Ivo y Telmo, con Palau en Madrid. Pero los cuatro se han criado como hermanos que son y presagian un enfrentamiento en los tribunales, ya iniciado, si nada lo remedia y vuelven ambos a quedarse en el mensaje que el cantante lanzó, sobre situaciones como ésta, en una entrevista de hace ya muchos años con la revista Shangay:

"Estoy harto de ver cómo se utiliza a los niños en las separaciones, cómo pagan los platos rotos y sufren las consecuencias de una relación que se rompe", dijo, sin intuir que menos de cinco años después iba a vivir él una disputa de estas características.

 

Nacho Palau, en el centro, en una imagen de redes sociales

 

De Bosé jamás se ha sabido nada de su vida amatoria, aunque su homosexualidad dejó de ser una hipótesis cuando otra de sus parejas más famosas se atrevió a hablar de una apasionada relación que vivieron juntos. Fue el bailarín Nacho Duato, y sus referencias a ese idilio fueron de lo más cariñosas: “Nos gustamos. Vivimos en Nueva York y fuimos felices”.

 

Solo Nacho Duato habló de su relación con Bosé: "Fuimos felices, vivimos en Nueva York"

Ahora que todo se ha torcido, el hijo del gran Luis Miguel Dominguín y de Lucía Bosé, el tío de la añorada Bimba Bosé, el amigo del alma de Ricky Martín, vive y sufre el peor de sus momentos, con el corazón en Triana y el cuerpo cerca de un juzgado en Madrid.

 

Comenta esta noticia
Update CMP