06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pablo Iglesias se come sus palabras y posa con la Reina a la que vejaba

La Reina Letizia junto a Pablo Iglesias y Alberto Núñez Feijóo

La Reina Letizia junto a Pablo Iglesias y Alberto Núñez Feijóo

El vicepresidente del Gobierno ha acudido a Galicia junto a Doña Letizia, intentando enmendar los pasados desplantes de Podemos a la monarquía.

Pablo Iglesias ha hecho de tripas corazón y, a pesar de su conocido republicanismo y su animadversión a la Corona, ha intentando enmendar los errores cometidos en el pasado por el Ejecutivo y ha acompañado a la Reina a un acto en La Coruña.

Así, el vicepresidente ha acompañado a Doña Letizia al acto de proclamación del ganador del premio Fundación Princesa de Girona 2020 en la categoría social, donde también ha estado presente el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

 De esta manera, Iglesias ha guardado las formas después del desplante protagonizado por la ministra de Igualdad, Irene Montero, que no estuvo presente en un acto contra la violencia de género al que sí fue la Reina, acudiendo, en su lugar, al plató de Al rojo vivo, por lo que fue el socialista Salvador Illa, el representante del Gobierno que acompañó a la Doña Letizia.

Montero intentó escudarse entonces en que en la agenda estaba prevista la presencia del ministro de Sanidad, ya que se fijó en antes de la composición del nuevo Gobierno, a lo que apostilló que "hubiese ido encantada".

Sin embargo, este no ha sido el único desplante protagonizado por el Ejecutivo. Pedro Sánchez, ha protagonizado sonoras polémicas, incluso se permitió el lujo de llegar tarde al despacho de verano con el Rey en Mallorca y ya es de sobra conocida la actitud de Podemos ante el Rey, al que jamás han aplaudido en sus intervenciones en Las Cortes.

"Nadie debería doblar la rodilla ante el Rey"

De hecho, en su programa electoral plantearon crear una "comisión de investigación sobre los negocios de la monarquía con el objetivo de determinar si, por ser irresponsable, es una institución idónea para nuestra democracia".

Además, se avergonzaba de "ver a cargos públicos elegidos por los ciudadanos y a ministros del Gobierno doblar la rodilla ante Felipe V". Sin embargo, eso sí, desde que está en el Gobierno, Pablo Iglesias no ha dudado en ovacionar al monarca desde la bancada azul del Congreso. Serán cosas del sillón.

Comenta esta noticia