30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los antecedentes de la mujer que acusó a De Gea siembran dudas sobre su versión

David de Gea: “Todo lo que está saliendo es falso y está en manos de mis abogados”

David de Gea: “Todo lo que está saliendo es falso y está en manos de mis abogados”

Salen nuevas informaciones sobre el pasado de la testigo protegida que podrían explicar los motivos que llevaron a esta mujer a hacer pública su historia varios años después de lo ocurrido.



La implicación de los futbolistas David de Gea e Iker Muniain en el supuesto caso de abuso de menores auspiciado por el empresario del porno Torbe puede tener las horas contadas de confirmarse la información que hacía pública OK Diario este martes. Al parecer, la testigo protegida fue denunciada por el director porno en 2003 por robarle 4.000 euros en su domicilio y deberle otros 6.000 euros, que le pagó por adelantado por un trabajo que nunca llegó a realizar. 

La explicación de los hechos se remonta a la propia página personal de Torbe en el año 2013 cuando la acusó directamente de haber sustraído de su domicilio ropa, maquillaje y otras pertenencias que estaban reservadas para las actrices. "No se como dio con mi escondite, pero tanto de ese lugar como de mi cartera, empezó a desaparecer dinero", reconoció Ignacio Allende Fernández, alias Torbe, en la denuncia ante la Policía.

Además, el empresario también denunció en abril de 2013 la falsificación de unas conversaciones de Whatsapp "que ella misma hizo" cogiéndole el móvil mientras dormía y "escribiendo lo que ella quiso", según un extracto de la publicación en su blog personal. 

La revista Interviú demostró que el empresario del porno y la testigo protegida fueron pareja sentimental durante la época en la que se produjeron los hechos y cuando ella ya contaba con la mayoría de edad. Las supuestas nuevas conversaciones vía Whatsapp desvelan el interés de la mujer por confirmar la cifra exacta que los futbolistas habían pagado por sus supuestos servicios, unos 1.600 euros que nunca llegaron a abonarse del todo. 

Según explica la información aparecida esta martes, la testigo inició su carrera en el mundo de la moda para marcas de moda nacionales e internacionales, tras su paso por un reality de televisión, decidió involucrarse en el mundo del porno a las órdenes de Torbe en 2012- 2013, cuando se produjeron los supuestos episodios de abusos. 

La denuncia llega a los juzgados dos años más tarde, en 2015, cuando tras un tiempo en "shock", según las palabras recogidas en la denuncia, y en el que siguió trabajando en la industria pornográfica, decidió hacer público este asunto. 

El diario ABC publicó el pasado lunes algunos extractos de una carta que Torbe dirigió desde la cárcel a su amiga y también actriz María Lapiedra en la que asegura que "ellos solo querían conocer a las chicas. Ellas eran libres de hacer lo que quisieran con ellos", afirmó. No obstante, asegura que "hay muchos más jugadores pero ni la Policía quiere saber sus nombres".

Comenta esta noticia
Update CMP