20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se salta las normas y pide "una mayoría" en plena jornada de votación

Sánchez, el sábado en la jornada de reflexión. Detrás, a la izquierda, su mujer

Sánchez, el sábado en la jornada de reflexión. Detrás, a la izquierda, su mujer

El candidato del PSOE se salta las normas y reclama nada más votar "una mayoría parlamentaria amplia" para que España tenga cuatro años "de sosiego y tranquilidad".

Nadie ha pedido nunca el voto, de manera directa o indirecta, en plena jornada de votación. Hasta que llegó Pedro Sánchez, que este domingo se ha saltado esa norma para reclamar, sin ambages, una "mayoría parlamentaria suficientemente amplia" para el PSOE con la que vivir cuatro años "de sosiego y tranquilidad".

La controvertida apelación del candidato socialista rompe una regla que todos los líderes han respetado siempre y las leyes imponen, lo que explica que en fechas como este 28A los mensajes sean siempre genéricos y apelen a la participación, sin frases que recojan literal o tangencialmente una petición de voto como la que Sánchez, sin embargo, ha emitido.

 

 

Y para que no queden dudas, lo ha repetido: "Después de muchos años de incertidumbre es importante que hoy se mande un mensaje claro para que haya una mayoría parlamentaria lo suficientemente ampliar para que haya tranquilidad"

Rivera, sin Malú

España ya está votando, con la práctica totalidad de los colegios electorales abiertos sin incidencias y las primeras anécdotas de los principales líderes. Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera ya han votado por sí mismos, obviamente, pero dejando algún matiz a reseñar más allá de las apelaciones genéricas a la participación, que todos piden sea en masa.

EL morbo estaba en Hospitales, donde figura empadronado Albert Rivera, y no por razones estrictamente políticas: se había especulado mucho con la primera aparición pública de Malú junto al líder de Ciudadanos, que finalmente acudió en solitario a las urnas. Aunque no se descarta que esta misma noche la imagen de la pareja, nunca confirmada en público, sí irrumpa en las televisiones.

Con Begoña

Sánchez sí fue acompañado de Begoña Gómez, desaparecida durante semanas tras el gran protagonismo que siempre tuvo en otras Elecciones e incluso en aquellas ya añejas Primarias del PSOE que su marido le ganó a Susana Díaz.

Su segundo plano no es casual, sino una decisión de los estrategas de la campaña socialista, que creen negativo destacar el papel de la Primera Dama, en general, y en particular de una objeto de controversia por sus viajes en el Falcon o su fichaje por una empresa privada nada más aterrizar su madrido en la Moncloa.

La última imagen curiosa la dio Pablo Iglesias, acudiendo a votar en un colegio de la selecta sierra de Madrid donde vive: lejanos los tiempos del barrio en Vallecas o en Rivas Vaciamadrd, el líder de Podemos acudió a su centro señalado en Galapagar.

Comenta esta noticia
Update CMP