11 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vocento: Enríquez cuestionado; Bieito en la picota y el 'dircom' desaparecido

Luis Enríquez, el máximo directivo de Vocento

Luis Enríquez, el máximo directivo de Vocento

Las aguas no bajan del todo tranquilas en el grupo mediático, con varios frentes abiertos en plena tormenta en el sector. Éstos son los puntos calientes más relevantes.

 

 

Vocento siempre fue un carajal. Las luchas intestinas entre las 'familias', con los Luca de Tena, los vascos, etc. darían para un 'Falcon Crest' de la gestión de un grupo editor en España. Como recuerda un antiguo directivo, es muy difícil entrar en Vocento y no salir triturado. Aunque el proceso de licuado pueda durar años y años.

Cualquier gigante de esas características tiene problemas de movilidad pero los de Vocento ya son crónicos. Súmesele a esto una composición interna de lo más compleja. Con ese paronama, no extraña que Luis Enríquez, como consejero delegado, haya empezado a dar síntomas de agotamiento.

La Junta de Accionistas del pasado martes, en la que, como es habitual en ese tipo de actos, todo fue bombo y platillo, dejó un cierto regusto al ver cómo el consejero delegado de Vocento tenía como principal punto de apoyo las suscripciones digitales en sus principales cabeceras.

Se comprende que es lo que toca porque viene la oleada del pago, de nuevo, en los portales de información. Pero lo cierto es que eso no puede servir para camuflar la situación financiera y la difusión a la baja de algunas de esas mismas cabeceras y, de paso, echar las campanas al vuelo cuando se generalizan los ERTEs en todo el Grupo.

 

El ejemplo más destacado, como no podía ser de otra forma, es el de su cabecera más relevante: 'ABC'. La 'década prodigiosa' de Bieito Rubido solo ha conseguido añadir presión sobre una redacción cada vez más enfadada y en la que las quejas apuntan a que más allá de una serie de nombres privilegiados por el director, el resto está más que harto de su gestión.

Parece que no son los únicos. El 'ordeno y mando' de Bieito en 'ABC' le ha costado disgustos a Vocento, y no sólo en lo que se refiere a los números. Algunos recuerdan que Mariano Rajoy, al que hoy añora, 'castigó' a Vocento sin una licencia televisiva, según parece, por dar pábulo en sus páginas a Marisa Gallero, tildada de "portavoz" de Luis Bárcenas en unos momentos más que duros para el PP.

Otros señalan cuestiones como los ataques a la competencia por subvenciones olvidando, de forma intencionada o no, que parte de los mismos irían también para Vocento. O cierto nivel de crispamiento con otros grupos, que en ocasiones el propio Enríquez ha tenido que atenuar con gestiones personales.

La 'década prodigiosa' de Bieito Rubido solo ha conseguido añadir presión sobre una redacción cada vez más enfadada

Incluso los hay más sibilinos que critican al director de 'ABC' por pregonar su posición crítica con el Gobierno para luego acudir a los espacios de TVE sirviendo como "excusa" de pluralidad. En mitad de esta situación, se filtran mails de Enríquez dirigidos a la plantilla, los consejeros se desayunan con titulares sobre malestar en las plantillas por los ERTEs y el digital podemita 'La Ultima Hora' resucita viejas cuestiones sobre los extraños negocios de Bieito, a mitad de camino entre la consultoría y el periodismo.

¿Y el Dircom?

Y mientras tanto, hay quienes se preguntan si, al margen de una estrategia financiera y corporativa definida, existe también una de comunicación para afrontar esos nubarrones. La respuesta, según lo visto, parece ser negativa, puesto que, como señalan dentro de Vocento, el responsable de esa función, bajo el pomposo cargo de director general de Comunicación y Relaciones Institucionales, Óscar Campillo, ni está ni se le espera, como dijo Sabino Fernández Campo.

Al antiguo biógrafo de José Luis Rodríguez Zapatero, por lo visto, le interesa más la Presidencia de Dircom en Castilla y León.

 
 
Comenta esta noticia