04 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Muere Luis Racionero, el intelectual convencido de que "las mujeres mandan"

Luis Racionero ha fallecido este domingo a los 80 años.

Luis Racionero ha fallecido este domingo a los 80 años.

El prolífico novelista, ensayista y urbanista también se manifestó en una de sus obras comprensivo con la prostitución, a cuyas ejercientes consideraba "hermanitas de la caridad".

Este domingo las letras españolas están de luto. Ha fallecido, a los 80 años, el novelista, ensayista y urbanista Luis Racionero, uno de los intelectuales más laureados,  independientes y heterodoxos y hasta polémico del último medio medio siglo. 

 Nacido en La Seu d'Urgell  en 1940, Luis Racionero se formó en Ingeniería y en Cienciasen Barcelona y, posteriormente, se fue a la Universidad de Berkeley (California) para estudiar Urbanismo. Después realizó diversos proyectos urbanísticos y ejerció como docente en la Escuela de Arquitectura de Barcelona y en la Facultad de Económicas.

Escribió tanto ensayos como ficción, en catalán y castellano, y entre sus obras destaca: Cercamón (1982); La forja de l'exili de (1985); Raimon o el seny fantàstic (1985); Els àngels quàntics (1986); La cárcel de amor (1996), por la que obtuvo el Premio Azorín, y La sonrisa de la Gioconda (1999), Premio de Novela Fernando Lara.

Entre 2001 y 2004 fue director de la Biblioteca Nacional, bajo el Gobierno de José María Aznar.  

En los últimos tiempos mantenía una colaboración semanal como articulista en La Vanguardia.

 

"Las mujeres mandan"

Su heterodoxia y su falta de miedo a generar polémica le llevó, en 2010 a publicar Sobrevivir a un gran amor, seis veces (RBA), un ensayo sobre la condición femenina jalonada con sus memorias sentimentales y que resultó bastante controvertido por alguna de las afirmaciones que vertía en sus páginas. Por ejemplo, que "las mujeres mandan" sobre los hombres gracias a su "cerebro intuitivo, mucho más resolutivo que el racional masculino", y a que el deseo sexual de ellos es "cien veces superior" al de ellas.

 

Además, en dicho ensayo, Racionero rompía una lanza a favor de la prostitución. A las meretrices las consideraba "hermanitas de la caridad" porque ""imagínese a un señor al que su esposa le hace el boicot de la carne, pobre... Si unas señoras se quieren dedicar y su actividad no colisiona con la ley, no seamos más puritanos que los suecos, que entre el clima, la comida que tienen y el haber prohibido la prostitución, se suicidan más que nadie".

Comenta esta noticia