08 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Zapatero se quita del todo la careta y alaba el pacto PSOE-Podemos

El ex presidente del Gobierno ha sido cuestionado por la comunidad internacional por ser el asesor de confianza del dictador venezolano y padrino político de Podemos, Nicolás Maduro.

Desde que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se fundieran en un abrazo tras anunciar a bombo y platillo -y en menos de 48 horas de conocerse los resultados de las elecciones del 10-N- su preacuerdo para un Gobierno de coalición entre socialistas y comunistas radicales, son varias las voces del PSOE que han mostrado sus dudas y temores sobre el acuerdo, cuando no un rechazo absoluto al mismo.

El expresidente Felipe González, referente todavía para muchos dentro del PSOE, ha afirmado categóricamente que no aceptará un pacto de Gobierno que "rompa la igualdad y la convivencia". Por su parte, el ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha anunciado que romperá el carnet del PSOE si su partido pacta con Podemos y los independentistas".

Más comedido ha sido, quizás porque gobernó con Podemos en coalición, el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Emiliano García-Page ha lanzado esta seria advertencia a Pedro Sánchez: "Podemos me quitó el sueño".

Sin embargo, hay otras viejas glorias del PSOE que aplauden con las orejas el acuerdo. Tal es el caso del ex jefe del Ejecutivo central José Luis Rodríguez Zapatero. Su postura no extraña tanto, teniendo en cuenta que asesora desde hace bastante tiempo al dictador Nicolás Maduro en Venezuela, cuyo régimen tiene unos estrechos vínculos con la formación de Pablo Iglesias.

 

"Deseaba el acuerdo"

Zapatero ha asegurado que "deseaba" que se produjera el preacuerdo de Gobierno con el que PSOE y Unidas Podemos "han sorprendido esta semana".

"El acuerdo con el que nos han sorprendido esta semana me ha parecido muy bien. Yo deseaba que se produjera", ha asegurado el expresidente del Ejecutivo en una entrevista a la Cadena Ser.

Asimismo, ha afirmado que no se molestó cuando el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, reveló que fue él el alto dirigente del PSOE que le sugirió que pidiese a Pedro Sánchez las políticas activas de empleo. "Es muy difícil que yo me enfade", ha sentenciado.

Respecto a la situación en Cataluña, Zapatero ha destacado que está "absolutamente convencido" de que a largo plazo "quienes más apuesten por el diálogo serán los que aproximen una recuperación de la estabilidad y del entendimiento mínimo y la convivencia".

En este sentido, ha añadido que cuando uno tiene la convicción de que el diálogo es la única salida "hay que ponerlo en marcha". "No hay una alternativa para la crisis que hemos tenido en Cataluña que no sea el diálogo. Tiene que ser un diálogo abierto y sincero", ha defendido.

Para el exlíder socialista, tiene que ser un diálogo que "no cese, donde cada uno pueda plantear todas las alternativas que hay". "Los independentistas hicieron un viaje a ninguna parte que no tiene retorno, pero la democracia española hace que tengamos que tender el brazo para que vuelvan de ese viaje", ha subrayado.

En este contexto, Zapatero ha pronosticado que "antes o después el diálogo se pondrá en marcha" en Cataluña y ha resaltado que el diálogo "es la esencia de la política". Así, ha señalado que ha hay que dialogar "siempre hasta el último minuto, hasta el último segundo, con el adversario más increíblemente difícil".

"Me produce perplejidad, casi alergia, oír determinados discursos actuales que condenan el diálogo, que lo excluyen y que incluso lo consideran un vicio", ha criticado.

Comenta esta noticia
Update CMP