15 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Suzuki Vitara 2018, un tipo honesto

Sometido a una actualización que mejora enormemente los sistemas de asistencia a la conducción, el todoterreno japonés incorpora una mecánica tricilindrica de gasolina y dice adiós al diesel

Fue hace 3 años cuando Suzuki volvía a darle protagonismo al Vitara, un modelo clave en su gama que ahora se actualiza en profundidad con el foco en dos aspectos, la eficiencia mecánica y la seguridad al volante. El confort y la calidad percibida también se han mejorado, mientras que a nivel estético los cambios son de matiz, pero conjuntamente consiguen modernizar su estampa muchos enteros. El conjunto es el de un producto tremendamente eficaz que permite satisfacer todas las facetas para las que un usuario lo necesita. 

Las medidas no varían y se mantiene justo por debajo de los 4,2m de longitud, pero su habitáculo es espacioso. La parrilla delantera cromada resulta más atractiva y las luces diurnas LED en el lateral le dan personalidad. También hay llantas de aleación de 17” de nuevo diseño y en la trasera se han rediseñado los grupos ópticos, ahora con tecnología LED para dar un aspecto más moderno. En el interior la calidad percibida sube con materiales más agradables a la vista y al tacto. La pantalla LCD de 4,2” a color en el centro de los relojes ayuda a ello.

 

Los avances tecnológicos que ahora Suzuki incorpora al Vitara mejoran la seguridad y el confort, y pasa de 2 a 9 asistentes a la conducción, así que la diferencia es abismal. Antes sólo contaba con control predictivo de frenada (RBS) y control de velocidad adaptativo y ahora el Vitara 2018 suma el reconocimiento de señales de tráfico, detector de ángulo muerto, alerta de tráfico posterior, alerta de fatiga durante la conducción, asistente de cambio de carril y asistente en frenada de emergencia. Lo mejor, frente a la competencia estas ayudas están disponibles de serie desde los acabados intermedios.

A nivel mecánico, Suzuki continua la senda de abandonar el diésel y el Vitara ya no montara motor alguno de este combustible. En su lugar llega un nuevo tricilíndrico 1.0 Boosterjet de 111CV y 170Nm de par que mueve sin problemas este SUV. Asociado a una caja de cambios manual de 5 velocidades o una automática de variador continuo de 6 velocidades, el consumo medio homologado es de 5,3 litros en las versiones 2WD y de medio litro más si lleva tracción total. La gama se completa por arriba con el 1.4 Boosterjet de cuatro cilindros 140 CV y 220Nm de par. El consumo de este sube sólo a 5,6 litros a los 100 y es mejor opción si vamos a viajar o llevar el coche cargado habitualmente.

Un tipo con carácter

Como no podía ser de otra manera, una de las ventajas comparativas del Vitara son sus aptitudes offroad. De la mano de la tracción integral 4WD Allgrip, este coche sigue siendo un verdadero todoterreno con un sistema bloqueable al 50% y que no teme a ningún obstáculo. Tiene 4 modos de conducción (Auto, Snow, Lock y Sport) para adaptarse a cada circunstancia con la mejor motricidad posible. También cuenta con control de descenso. Entre los más de 20 competidores que hay en este segmento, solo la mitad ofrece un sistema de tracción total, pero ninguno de ellos en los acabados medios, sólo en los tope de gama.

En nuestra toma de contacto el renovado Suzuki Vitara ha demostrado su honestidad en diversos terrenos, un recorrido que incluyó autovía, puerto de montaña y todoterreno de verdad. En todos los escenarios la satisfacción al volante ha sido máxima. Su sistema de tracción es de los mejores del mercado, y siempre consigue dotar al coche de mucho agarre. En carretera su comportamiento es como el de un compacto, con alguna deriva más fruto de su mayor altura pero con un dinamismo remarcable para tratarse de un coche capaz de adentrarse fuera del asfalto por sitios tan complicados. Es en definitiva un rodador sin miedos.


 
La gama Vitara 2018 permite mucha variedad gracias a sus dos opciones mecánicas, las posibilidad de tracción 4WD, las dos cajas de cambio y los tres acabados, GL, GLE y GLX, a los que hay que sumar una versión especial llamada Toro con una estética interesante y un equipamiento muy completo. Hay además ocho colores de carrocería bitono y 7 colores sólidos o metalizados. Los precios van desde 17.240 a 26.500 euros con los descuentos promocionales incluidos y la garantía es de cinco años.

Comenta esta noticia
Update CMP