| 05 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

La consellera reclama a los empresarios de juguetes “alternativas al plástico”

La patronal juguetera AIJU calcula que solo el 2% de la industria valenciana del plástico podría sustituirse por materiales más sostenibles

| A. Maestre Edición Alicante

La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha visitado la sede del Instituto Tecnológico del Producto Infantil y del Ocio (AIJU), en Ibi, para conocer de primera mano un proyecto de investigación que busca alternativas sostenibles al plástico para la industria del juguete, el menaje y los envases.

El proyecto BioFCase, inmerso en su segunda fase, apuesta por los llamados bioplásticos; biodegradables, procedentes de la revalorización de la biomasa o una combinación de ambos. 

 

Mollà ha destacado el apoyo de la Conselleria de Transición Ecológica a todas las experiencias innovadoras que buscan reducir las emisiones y avanzar en la economía circular. “Es muy importante contar con centros de investigación como este, de desarrollo tecnológico y transferencia del conocimiento, para fomentar cambios en el modelo productivo orientados a recortar la huella de carbono y la sobreexplotación de materias primas”.

El Instituto Tecnológico del Producto Infantil y del Ocio calcula que casi un millón de productos de plástico podrían sustituirse por materiales más sostenibles, una cifra que representa el 2% de la industria valenciana del plástico.

La consellera ha subrayado que la Estrategia europea sobre los residuos plásticos insta a que en 2030 todos los envases plásticos comercializados en la Unión Europea sean fácilmente reciclables o reutilizables, además de referirse a las oportunidades de ocupación de la selección y reciclado del plástico que podría generar más de 200.000 puestos de trabajo en el ámbito europeo.

Así, la consellera ha puesto el foco en los retos y oportunidades de los bioplásticos en la lucha contra al cambio climático al desplazar el plástico procedente de combustibles fósiles por otros que, no solo son más sostenibles, sino también más seguros para el consumidor, menos sometidos a las fluctuaciones y mejor adaptados a las tendencias del mercado.