| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Las ministras Montero y Ribera.
Las ministras Montero y Ribera.

El PSOE se libra del escándalo de corrupción de Isofotón por un error judicial

Se archiva la causa de las ayudas de 80 millones concedidas por exconsejeros y exaltos cargos socialistas en la Junta a la empresa, porque las diligencias fueron practicadas fuera de plazo.

| Manuela Herreros Andalucía

Uno de los casos más graves de corrupción durante la etapa del Gobierno del PSOE-A al frente de la Junta de Andalucía, el de la empresa Isofotón, se queda sin esclarecer y los responsables salen impunes. El Juzgado de Instrucción número tres de Sevilla ha emitido un auto, en el que ordena el archivo completo de la investigación correspondiente a los avales y préstamos por valor de 80 millones de euros, concedidos desde la agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) a la empresa malagueña, declarada en concurso de acreedores.

La empresa Isofotón dedicada a la fabricación de placas fotovoltaicas había sigo 'regada' con ayudas públicas entre 2005 y 2012, bajo la presidencia de José Antonio Griñán, de forma fraudulenta, motivo que despertó la investigación judicial que ahora concluye por un defecto de forma y en el que estaban implicados 40 personas, entre ellas 37 eran exdirigentes del PSOE en el Gobierno andaluz.

El expresidente de Isofotón, Ángel Luis Serrano.

Cabe recordar que en este procedimiento, la Fiscalía puso en su momento su mirada en la posible responsabilidad de tres ministros del Gobierno de Sánchez, dos de ellos, Luis Planas (Agricultura) y María Jesús Montero (Hacienda) por su etapa como consejeros andaluces ya que sus carteras estaban involucradas en la comisión delegada para Asuntos Económicos en los que se modificó el último aval de 8,3 millones de euros. Y aquí aparece la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que llegó a un puesto directivo en la compañía nada más recibir ese crédito. Aunque ninguno de los tres llegó a ser ni citado como testigo ni como imputado.

 

Todos salen impunes

El juzgado ha tomado esta decisión siguiendo los pasos de la Audiencia provincial, que ya había decretado tal extremo respecto a Bienvenido Martínez, quien fuera director de Inversiones Estratégicas de IDEA, por la ampliación "extemporánea" del plazo de instrucción de la causa que ha durado seis años, y el resto de encartados había recurrido esgrimiendo ese mismo motivo.

En el auto emitido, el Juzgado expone que "en todos los autos dictados por la Audiencia, el resultado es la nulidad de las diligencias practicadas fuera del plazo fijado ex lege, sin que sea posible su subsanación". "La Audiencia considera que la primera prórroga fue extemporánea al haberse acordado cuatro meses después de la expiración del plazo determinado por la complejidad de la causa. La consecuencia es la nulidad y falta de validez de todo lo actuado con posterioridad".

Así, el juzgado ordena "el archivo de las presentes actuaciones", en las que figuraban como investigados, entre otros, los exconsejeros socialistas de Innovación Francisco Vallejo y Martín Soler, el también exconsejero del PSOE Manuel Recio, el exviceconsejero Agustín Barberá, a exsecretaria de Desarrollo Industrial y Energético de la Junta Isabel de Haro Aramberri, el exdirector de Inversiones de IDEA Francisco A.J., el exviceconsejero de Innovación Jesús María Rodríguez Román; dos subdirectores de IDEA, un jefe de departamento, el que fuera presidente de la Isofotón, Ángel Luis Serrano, o el hermano de este último, Diego Serrano.

El exconsejero andaluz del PSOE Francisco Vallejo.

Así ha conseguido el PSOE superar un nuevo 'drama' en sus filas, que se sumaría a las recientes condenas por el caso ERE, que también afectan a algunos de los exdirigentes antes citados como Vallejo, Recio y Barberá sobre los que pesa una sentencia firme de prisión. Pero quienes siguen siendo dañados son los propios andaluces, que ven como no habrá responsables y se pierden 80 millones de euros de las arcas públicas, sin que nadie tenga que devolver ni un céntimo.