| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Un niño jugando a la videoconsola en su habitación.
Un niño jugando a la videoconsola en su habitación.

El lapidario estudio andaluz que desvela las consecuencias del confinamiento

El aislamiento no favoreció a que los miembros de las familias hicieran más vida en común, sino que pasaron el doble de tiempo delante de las pantallas de móviles, consolas o televisión.

| Manuela Herreros Andalucía

Durante todos estos meses de pandemia se ha hablado mucho de los efectos sobre la salud que ha tenido el coronavirus, pero también de la forma en la que ha cambiado nuestra forma de vida. Después de casi dos años desde que apareció el Covid ahora es el momento de conocer cómo han afectado algunas de las restricciones a la sociedad y, más concretamente, el confinamiento.

Y las consecuencias no son positivas, porque apunta a que las familias no hicieron más vida en común, sino que se duplicó el tiempo de todos sus miembros delante de las pantallas y se inició la actividad digital en edades más tempranas.

Así se desprende del estudio impulsado por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, en colaboración con la Universidad de Almería, sobre la conciliación familiar y la educación parental respecto al uso de las nuevas tecnologías en la infancia y la adolescencia.

Uso excesivo y problemático de Internet

En el estudio han participado 55.915 familias y 49.267 niños y adolescentes de entre 12 y 16 años y concluye que el aislamiento que comenzó en marzo de 2020, duplicó el número de niños y niñas que usan con mucha frecuencia las tecnologías para pasar el tiempo libre y ocio. Asimismo, los padres y madres consideran en gran medida que hay incremento del uso totalmente inadecuado que sus hijos hacen del teléfono móvil y la videoconsola, así como el uso bastante inadecuado de la televisión.

Esto se une a otras conclusiones reflejadas por un estudio de Unicef, que recoge que solo el 23% de los progenitores pone normas en el uso de estas tecnologías a sus hijos, que uno de cada tres adolescentes en España hace un uso problemático de internet y las redes, o que uno de cada cinco podría tener adicción a los videojuegos.

Todo ello muestra una realidad que sitúa a los menores con unos niveles de consumo de las tecnologías por encima de la media y en situación de vulnerabilidad. Por ello, desde el Gobierno andaluz han usado esta investigación para elaborar la Guía ‘Concilia-Tic’ de buenas prácticas para el uso inteligente, óptimo y saludable de las nuevas tecnologías en familia.

Una guía para controlar el uso de la tecnología

Andalucía avanza en una nueva cultura que contempla la infancia como activo social y protagonistas de sus propias vidas y entornos. De este modo, en la guía que ha presentado la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, se recogen una serie de recomendaciones de una forma didáctica e ilustrativa, para la promoción del uso responsable de redes sociales e internet, incidiendo especialmente en el ámbito educativo, así como en el control de la información.

El documento persigue favorecer la conciliación en la vida familiar y disminuir los conflictos que surgen en el día a día en torno al uso de los dispositivos y propone evitar el móvil en situaciones familiares, colocar los ordenadores en espacios comunes de la casa, evitar el acceso a internet permanente e ilimitado, usar contraseñas en los dispositivos y controlar el tiempo de uso.

La consejera de Igualdad, rocío Ruz, durante la presentación de la guía.

La guía insiste en que hay que aprovechar los juguetes cuando las capacidades de los más pequeños de la casa están en pleno desarrollo, hablar sobre el uso de contenidos inapropiados si se da el caso y conocer el contenido de los videojuegos y tener en cuenta la edad recomendada.

También presta especial atención a los adolescentes y a los peligros que acechan al otro lado de las pantallas al hacer pública su imagen o sus datos personales.