| 02 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Carlota Corredera cierra la puerta de "Quién es mi Padre".
Carlota Corredera cierra la puerta de "Quién es mi Padre".

El público da la espalda a Carlota Corredera y ella se despide sin hacer ruido

Un buen día dejó de ser la presentadora prototipo del sueño americano para convertirse en una comunicadora sesgada con un tema. El presunto feminismo y las presuntas mujeres defendidas.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

Su vuelta no ha sido lo esperado. Su regreso ha dejado un sabor agridulce como aquellas victorias de la década los 90. Su aparición ha provocado rechazo en audiencia. Distancia. El público ya no se cree la vehemencia con la que ha defendido el formato. La memoria es frágil pero no está rota.

Carlota Corredera fue apartada de Sálvame en marzo de 2022 después de 13 años al frente. Primero como directora, después en su función de presentadora y finalmente como abanderada del feminismo y portavoz de Rocío Carrasco. Lo del feminismo lo dejamos en presunto. De momento. No es Mercedes Formica ni Cádiz le ha quitado un busto. Esto va por Formica. No por la nueva presunta feminista.

 

Corredera quiso ser por decisión propia "la enemiga" de quienes decieron por razones diversas no seguir el pensamiento único implantado por la mujer que "amenazaba" con echar del plató de televisión si se pensaba y opinaba de manera distinta.

Con otros se levantó ella misma para pedir a la dirección que expulsase a un colaborador del plató. La humillación de los poderosos y demócratas. Aquella tarde el periodista Antonio Montero demostró empatía y salió del plató. La abanderada del feminismo o presunto (que junto a la socialista Adriana Lastra y la ministra Irene Montero configuraron un trío perfecto de televisión y no fue La Trinca) no podía consentir que se atentara a la verdad absoluta. La suya. Y la de su grupito.

Carlota Corredera y su transición por la parrilla de Telecinco

La presentadora que despidió con alevosía (y posterior condena) a Antonio David Flores después de ser uno de sus colaboradores preferidos durante el año que trabajaron juntos. Y si no lo fue, lo aparentó como una gran actriz. De ser un "brillante" trabajador a ser despedido. En este tiempo grababa Rocío Carrasco su docuserie. Este dato al público no le ha pasado desapercibido.

De este trío, tan sólo queda la ministra de la extrema izquierda puesta por Pedro Sánchez. Las otras dos empiezan a ser pasado. La retirada de la parrilla de Quién es mi Padre deja fuera de la ruleta de presentadora a Carlota Corredera. Y todo parece indicar que no será la sustituta de Ana Rosa Quintana este verano.

Carlota se ha despedido de Quién es mi Padre sin hacer mucho ruido. Sin funeral. Y sin coronas. Se ha ido sigilosa. Y con la verdad. No absoluta sino soberana. El público es el último gran jefe y ejecutor. Y aún recuerda la poca imparcialidad o ninguna desde que se estrenará la serie, docuserie o cuento en marzo de 2021.

 

Aquel día dejó de ser la presentadora prototipo del sueño americano para convertirse en una comunicadora sesgada con un tema. El presunto feminismo y las presuntas mujeres defendidas. Y con bandera de España desde un despacho en directo. Aquella tarde del 22 de marzo de 2021. El público no tiene por qué entender de las bambalinas de la televisión. De lo que son conocedores y receptores es de los sentimientos sentidos y de las verdades percibidas con la presentadora gallega. Y lo que se vio fue eso. "O conmigo y mi pensamiento o fuera". Quiso ser dios sin ser antes arcángel. Y los feligreses la captaron. Suerte en el próximo proyecto. Del todo a la nada.